Los co y los crowd, necesidad o ideología?

Desde unos meses atrás las referencias a proyectos realizados co-creados,  co-comisariados, coproducidos, sugidos de espacios de coworking y financiados a través de crowdfunding van emergiendo como champiñones.  Los co y los crowd están de moda, decididamente.

Y cuando andaba yo en medio de estas reflexiones, me encuentro con el desarrollo de un laboratorio generado para profundizar en estos conceptos y analizar estas dinámicas, como es el Manifiesto Crowd

Podría concluir que se trata de una simple moda pasajera, una nueva creación de jerga para uso y disfrute de consultorías y coachings. O de alianzas generadas por pura necesidad, porque la crisis y las reducciones presupuestarias obligan a sumar esfuerzos.

Y probablemente en muchos casos no pase de ahí. De colaboraciones establecidas sin más ánimo que el de la pura supervivencia, pero sin la convicción de la riqueza que conlleva la colaboración horizontal real, y que probablemente se diluyan al recuperarse tiempos de bonanza, y con ellos la mentalidad y estructuras jerárquicas de poder.

Pero desearía creer que más allá de la pura necesidad circunstancial, algo mucho más profundo está removiendo las bases estructurales de lo que hasta ahora ha sido el modo de plantear las relaciones laborales, tras las que no hay otra cosa que formas de entender relaciones humanas (de la colaboración al sometimiento, la instrumentalización…, simplemente modos de abordar la relación con el otro, aunque algunos quieran vestirlos de conceptos manipulables y perversos como eficacia o eficiencia).

Llamadme loca utópica, pero creo firmemente que nos encontramos en una etapa de transición en la que las viejas estructuras jerárquicas de poder basadas en el control de conocimiento y recursos, en los que el ser humano es poco más que una pieza en un tablero de ajedrez dirigido por control remoto, conviven y deberán convivir de aquí adelante con nuevas fórmulas colaborativas basadas en la puesta en común de conocimientos y recursos personales de forma orgánica. Fórmulas flexibles, ágiles, creadas a raíz de o adaptadas a necesidades puntuales reales, y libres de cargas estructurales de maquinaria pesada y por tanto mucho más económicas. Fórmulas que hasta el momento se encuentran con serias dificultades para ser reconocidas y asimiladas por la estructura administrativa con naturalidad. Una estructura pesada y anquilosada incapaz de reaccionar ante nuevos modelos que requieren mayor flexibilida. Incapaz? Pongamos que creemos que los viejos dinosaurios tienen el paso lento y pesado. Pero no puedo evitarlo, a veces me da por sospechar que tal impotencia administrativa no esconde más que el miedo que conlleva enfrentarse a la capacidad de autogestión ciudadana y a la puesta en evidencia de estructuras vigentes impuestas por un capitalismo voraz basado en el control de poder sobre una masa robotizada.

Pero ni los viejos dinosaurios podrán pisotear tan fácilmente esos bichos incómodos que de repente surgen por doquier. Colaboraciones surgidas desde la empatía, la complicidad, desde la convicción de la complementariedad, de la riqueza que aporta la diversidad, entendiendo que compartir conocimiento enriquece, no empobrece. Fórmulas que requieren un mayor grado de escucha, de reconocimiento del otro, de negociación. Alguno les recriminará falta de eficiencia. Otros defenderán que uno más uno es siempre mucho más que dos, que la suma de conocimientos y perspectivas siempre resultará mucho más rica que la imposición de un punto de vista acallando el de los demás. Enriquecimiento desde el respeto y el reconocimiento del otro, rehumanizando las relaciones laborales.

Porque, al fin y al cabo, no somos más que seres humanos, aunque a veces pretendan hacernos olvidar.

Anuncios

Acerca de delirandounpoco

...y me dio por delirar un poco... (suele pasar) ...la versión oficial? algo así como gestora, consultora, comunicadora cultural..., o algo parecido...
Esta entrada fue publicada en Opinión muy personal. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los co y los crowd, necesidad o ideología?

  1. Pingback: Cultura de descuento y revolución low-cost « minorliterature

  2. areavisual5 dijo:

    coincido contigo en que está muy bien pensar en estructuras, modelos teóricos y flujos de trabajo pero al final, debajo de todo esto hay personas y quizá nos convenga trabajar más sobre las fórmulas colaborativas:

    http://jordi-jove.blogspot.com.es/2012/07/manifiesto-crowd-donde-quedan-las.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s