algunos aprendizajes, alegrías y agradecimiento tras 20 años de L’Alternativa

…y sin darnos cuenta llegamos a los 20 años de L’Alternativa. Aquella aventura en la que algunos nos embarcamos desde la más tremenda inconsciencia, se fue convirtiendo en parte importante de nuestras vidas, como un hijo colectivo cuidado con cariño, y que, como todo hijo, nos ha regalado alegrías, enfados, tristezas, satisfacciones, y nos ha hecho crecer como personas y aprender del camino recorrido.

Ha sido ésta una edición muy especial. Por un momento todo parecía tomar sentido, las piezas del rompecabezas parecían al fin encajar.  Nos pilló a todos un poco por sorpresa y sospecho que no nos lo queremos creer mucho, por si se estropea, …y porque nos da mucho apuro. Pero ha sido una preciosa y feliz sorpresa y nos sentimos infinitamente agradecidos.

Durante años la ambición de L’Alternativa no ha sido otra que tratar de ofrecer oportunidades a creadores valientes y a espectadores curiosos, tratar de enriquecer el mapa de posibilidades. Desconcertar, provocar, ilusionar, emocionar, abrir miradas…  Y ofrecer un espacio acogedor, cálido, donde compartir experiencias, dudas, alegrías, proyectos, exploraciones… Fomentar encuentros enriquecedores como personas y como profesionales, espacios humanos, no simples escaparates para intercambios comerciales.

Los comentarios y tuits recibidos este año por parte de unos espectadores y profesionales de una generosidad excepcional, nos llenan de alegría inmensa y aún más pudor, y nos transmiten la sensación de que quizá algo de ello hemos logrado y de que puede que tanta lucha haya tenido algo de sentido.

Ha sido y es una travesía accidentada y a menudo agotadora. En realidad creo que sólo la cabezonería de una panda testaruda y apasionada ha logrado que sobreviva hasta hoy.

A mí me lleva a mil reflexiones pero quería compartir sólo algunas… Espero no suenen a autobombo ni a pedantería, nada más lejos. Sólo reflexiones al aire por si pueden servir a alguien.

  1. Otros modos de hacer son posibles.

L’Alternativa ha funcionado desde casi sus inicios con un funcionamiento casi asambleario, con una dirección múltiple y responsabilidades distribuidas,  y  un equipo básicamente femenino y poco visible.

Jamás creí encontrar tantas resistencias a lo que parecía orgánico y lógico. Ni modo, siempre el mismo empeño en identificar al Director (y masculino, por supuesto). Primera sorpresa, muy significativa y nada agradable.

Plantear un equipo horizontal supone incorporar y asumir el conflicto en el interior de la organización. El conflicto propio de la diversidad, con toda la riqueza y dificultad que  conlleva. Un frágil equilibrio de tensiones que obliga a cuestionarte continuamente, a escuchar, a respetar, a tratar de convencer, a renunciar, a veces a herir sin querer…  Asumir, coger cariño y aprender de la diversidad de las personas de un equipo.  Diversidad que enriquece sin duda las miradas y que se refleja en la propia programación.

Sin duda la horizontalidad y el compromiso del equipo han sido claves para la sostenibilidad del festival. Nadie ha sido absolutamente imprescindible, aunque dejara un vacío inmenso. La estabilidad del equipo ha permitido mantener la coherencia, adquirir la profesionalidad que permite asumir nuevos riesgos para seguir evolucionando, al tiempo que incorporar miradas frescas y libres de vicios adquiridos.

  1. Coherencia interna y sin prisas

Ir calando poco a poco requiere cocina lenta y con amor, no sabe de prisas…  Pero la política, las empresas y los medios a menudo tienen prisa. Indicadores cuantitativos que varían sin cesar: número de espectadores, número de acreditados, impactos en prensa, pernoctaciones,  ventas, porcentaje de aportación privada…  Lógico, legítimo y necesario justificar de forma objetiva y transparente la aportación a un proyecto. Pero no hay modo de medir la curiosidad, el aprendizaje, la calidad y calidez del contacto personal, el enriquecimiento como persona y como profesional, y menos a corto plazo. Y a menudo los indicadores remiten más bien a intereses de políticas y estrategias generales de ciudad o país, que van más allá de las necesidades propias del proyecto y del momento.  Sin una visión y misión interna clara la coherencia puede perderse en un afán de responder a intereses externos cambiantes.

Han tenido que pasar muchos años, casi 20, para entender lo que ha representado L’Alternativa para algunos creadores, para algunos espectadores, para entender el poso que ha podido dejar, qué ha podido aportar.

  1. Coherencia dentro de la complejidad

L’Alternativa es compleja, tanto por la diversidad de secciones y actividades, como por la diversidad temática y estilística de su programación. Una programación en la que ficciones y no ficciones se confunden, donde la animación se entrelaza con el documental…  Un sutil hilo conductor va hilvanando y dando coherencia a sus diferentes propuestas, pero dejando la puerta abierta a interpretaciones, recorridos y lecturas múltiples.  

Pero la coherencia debe mantenerse en fondo y forma. Resulta imposible comunicar cuando las palabras y las manos se contradicen. Cualquier proyecto comunica a través de su forma de estructura organizativa, su programación, la actitud de todos los miembros del equipo, su imagen, sus espacios…  Todo habla y hay que cuidar cada parte con el mismo mimo.

  1. Escuchar y saber matar a tiempo

Las necesidades, los intereses, los hábitos de la ciudadanía y del sector varían constantemente. Es imprescindible permanecer atento y escuchar para seguir respondiendo a necesidades reales. A veces requiere saber matar a tiempo o replantear formatos, iniciativas, espacios. Requiere una alta dosis de humildad y autocrítica. No siempre es sencillo, no siempre lo conseguimos. Inercias, recursos, orgullo, miedo, falta de visión… Pero cuando asumes el riesgo y el resultado es positivo entiendes la importancia de incorporar el derecho a prueba y error sin miedo para seguir ofreciendo algo con sentido en un entorno siempre cambiante.

  1. Voluntad y apuesta pública

L’Alternativa es una iniciativa generada por una asociación sin ánimo de lucro,  sostenida básicamente gracias a aportaciones públicas y con una clara vocación pública. De ahí su empeño en responder a necesidades de diferentes segmentos de la ciudadanía (profesionales,  estudiantes,  ciudadanos, familias, colectivos…), a generar espacios de encuentro y enriquecimiento compartido, a facilitar el acceso… Ofrecer un cine de autor e innovador difícilmente visible y primeras oportunidades para creadores emergentes; jornadas profesionales, asesoramientos personalizados, seminarios de escuelas de cine, debates y mesas redondas, y programación de L’Alternativa Hall gratuitos; talleres para fomentar la creatividad desde niños; presentación de proyectos desarrollados por diferentes colectivos, etc.

Sólo el apoyo de diversas instituciones públicas ha permitido asumir riesgos y apostar por autores aún desconocidos o poco visibles y plantear actividades para diferentes públicos y necesidades. No, proyectos como L’Alternativa no son posibles sin apuesta pública.  

  1. Trabajo en red

Un proyecto como L’Alternativa sería inviable sin la colaboración de diversas entidades que  se han implicado durante años. La riqueza mutua que puede aportar el trabajo en red requiere compromiso, riesgo compartido, confianza, generosidad, humildad…, y entreno. Y me temo que a menudo en el compartir y no competir en el sector cultural de nuestro país andamos algo faltos de práctica.  

  1. De la necesidad de espacios de afectos y cuidados

…confieso que creo que en seguir intentando mantener  L’Alternativa hay algo de procurar salvar pequeños espacios dedicados a los afectos y a los cuidados, preservar algo de calor humano en ciudades marcadas por ritmos que a veces se escapan de nuestras manos.

 …despertar curiosidades, abrir oportunidades y cuidar espacios de afectos…, es todo lo que pretendemos. Aún no sabemos cómo agradecer tanto cariño recibido. Gracias, de verdad.

dibujo de Pere Ginard

dibujo de Pere Ginard

Anuncios

Acerca de delirandounpoco

...y me dio por delirar un poco... (suele pasar) ...la versión oficial? algo así como gestora, consultora, comunicadora cultural..., o algo parecido...
Esta entrada fue publicada en Opinión muy personal y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s