¿Será que la empatía, los afectos y las palabras son armas altamente peligrosas?

“Si no insistimos en la importancia crucial de las humanidades y las artes las dejaran morir porque no dan dinero. Sólo sirven para una cosa mucho más valiosa: hacen del mundo un lugar en el que vale la pena vivir, con personas capaces de ver a los otros seres humanos como personas completas, con pensamientos y sentimientos propios que merecen respeto y empatía” (Martha Nussbaum)

Al estallar la crisis todo el mundo parecía coincidir en que no se trataba simplemente de una crisis económica, sino esencialmente de una crisis de valores. En este tiempo las desigualdades sociales se han agudizado como nunca, las libertades se han recortado hasta límites que jamás habríamos imaginado y los derechos de la mayoría han sido apropiados y mercantilizados por unos pocos.

El utilitarismo lleva tiempo imponiéndose en todas las facetas de nuestra vida. El capitalismo se basa en un individualismo sin tapujos y en la mercantilización de los deseos. Individualismo frente a una masa sin rostro.

En este contexto el conocimiento sólo tiene interés si es aplicable (Gabilondo) para la obtención de beneficios (económicos, se sobreentiende) directos. Se impone “una concepción cada vez más tecnocrática y mercantilista del conocimiento.”  (Campillo) . La filosofía queda relegada a un papel residual, vista su escasa “rentabilidad”. Incluso el ministro de Educación y Cultura ha llegado a afirmar que hay que  “inculcar a los alumnos universitarios a que no piensen sólo en estudiar lo que les apetece o a seguir las tradiciones familiares a la hora de escoger itinerario académico, sino a que piensen en términos de necesidades y de su posible empleabilidad“. 

Pero ¿qué entendemos por “necesidades”? El sistema cuenta con casi todas las herramientas en su poder para imponernos lo que debemos considerar nuestras “necesidades”, lo que debemos poner en nuestra lista de deseos. Se me ocurren pocos que no requieran dinero, dudo que sea casualidad. Pero a mí, si me hablan de necesidades vitales, una vez cubiertas las más básicas para una supervivencia con un mínimo de dignidad, se me ocurre todo lo que realmente da sentido a mi vida tiene que ver con el amor, con los afectos, pequeños instantes aparentemente insignificantes pero que quedan grabados para siempre…, y nada de eso se compra con dinero.

Entonces, de nuevo, ¿qué entendemos por “necesidades”, por “útil”? Si la economía es un medio para lograr vivir con un mínimo de comodidad, pero no un fin en sí mismo, ¿revisamos qué deberíamos cuidar para proteger aquello que realmente da sentido a nuestras vidas?

“La ficción del individuo moderno está construida contra las relaciones de dependencia. Y en realidad somos interdependientes.” (Marina Garcés)

Vivimos inmersos en la complejidad y riqueza de la vida en común. Pensamientos, formas de vida, sensibilidades e historias diversas conviven en un espacio compartido, en una compleja trama de interdependencias y redes de afectos que conforma nuestra existencia.

La capacidad de entender contextos y causas; la empatía para ponerse en la piel del otro, en toda su complejidad; el reconocimiento de las debilidades propias y ajenas y la necesidad de cooperación y relaciones de dependencia que de ellas se derivan; el pensamiento crítico capaz de descifrar mensajes que pretenden imponerse como inamovibles; dotar de sentido de responsabilidad de los actos de uno mismo y entender sus consecuencias en la vida personal y en comunidad , etc., parecen ser características que deberían ser potenciadas en una educación dirigida a cubrir nuestras “necesidades”, como bien apunta Martha Nussbaum en su libro “Sin ánimo de lucro”.

¿será que el sistema sabe que la empatía, la sensibilidad, los afectos y las palabras son armas altamente peligrosas?

 “el cultivo y desarrollo de la comprensión del otro es un enemigo peligroso para la moral grosera necesaria para aplicar programas de desarrollo económico que ignoran la desigualdad”. (Martha Nussbaum)

“Las sociedades en las que se pierde la sensibilidad cultural son más dóciles, más fáciles de manejar, son menos libres porque carecen de un discurso alternativo al dominante. Sin discurso, no hay manera de modificar la realidad. La realidad es producto del discurso. La realidad actual es producto del discurso dominante actual. De ahí su calamitoso estado.” “la realidad está hecha de palabras. Quien las domina tiene más capacidad de destrucción que un experto en explosivos”. (Juan José Millás

La cultura es reducida a bien de consumo, el pensamiento crítico a “maría”, los derechos sociales a mercancías (@RubenMartinez ) en el mercadeo de lo social y del alma (@JulenIturbe) , el bien común a beneficio individual, y la mercantilización de instituciones públicas y de los símbolos culturales vestida de correcta gestión económica (Follow the money, por @RafaMilan, Marchando una de gambas, por @lalitx  o Qui paga mana, de @JordiMartiGrau )

¿No hemos aprendido nada? ¿De verdad todo vale? ¿Seguiremos dejando que el dinero pueda comprar hasta el alma? ¿No estábamos de acuerdo en que el problema de la crisis era una crisis de valores?

Como afirma @JuditCarrera en El Malestar de la cultura, es necesario “reivindicar la cultura como motor de transformación social y de liberar un debate público secuestrado por la economía. Los momentos de recesión son siempre oportunidades para repensar nuestra manera de vivir, de relacionarnos y de imaginar el futuro, y las instituciones culturales son espacios de creación y aprendizaje privilegiados para la construcción de estos nuevos imaginarios. Son, en definitiva, espacios políticos de primer orden, al propiciar el encuentro, la representación y el reconocimiento, y la formación del pensamiento crítico.”

Si la cultura no sirve para reivindicar nuevas formas de pensamiento, de vida, de relación, para ayudar a fortalecer a una comunidad formada por ciudadanos activos, críticos, reflexivos, abiertos, empáticos, responsables, curiosos, será que realmente no hemos entendido nada.

Como dice @MarinaGarces en “Un mundo común”, “hay que dejar de contemplar el mundo para reaprender a verlo”.  

Pero aunque se esfuercen en minimizarlo, invisibilizarlo, algo está cambiando. Como anotaba Marina Garcés en su entrevista con @a_llado, algo está cambiando, “sabemos que no queremos vivir así porque ya estamos aprendiendo a vivir de otra manera.” Porque, recordando al 15M, “vamos poco a poco porque vamos lejos.”

Y para ello necesitamos los ojos abiertos, el pensamiento despierto, los afectos cuidados con amor, y construir juntos a paso lento pero cierto, desde lo más cercano, desde lo más pequeño.

Anuncios

Acerca de delirandounpoco

...y me dio por delirar un poco... (suele pasar) ...la versión oficial? algo así como gestora, consultora, comunicadora cultural..., o algo parecido...
Esta entrada fue publicada en Opinión muy personal y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Será que la empatía, los afectos y las palabras son armas altamente peligrosas?

  1. nacho dijo:

    Veo que reivindicas en tus artículos el “paso lento” y creo que es una de las prioridades para desmontar (a largo plazo) la actual vorágine. Sólo con un ritmo adecuado podemos leer, escribir, cuidar o amar. De ahí el peligro que nos acecha por el mal uso de las tic. De ahí la potencia manipulatoria de todas aquellas armas que están al servicio de “ganar tiempo al tiempo”. Te deseo un feliz 2014, vivido minuto a minuto, sin prisas, profundizando en los afectos, recorriendo amorosamente los contornos humanos de cada persona que se cruce en tu camino y degustado con todo el amor de que seas capaz.

    • muchísimas gracias por tus palabras, Nacho! Totalmente de acuerdo contigo… Creo que una de nuestras principales reivindicaciones debería ser recuperar el control sobre nuestro tiempo… Tiempo para vivir, para sentir, para pensar, para saborear lo verdaderamente importante y para dar sentido a nuestros pasos, sin dejarnos llevar por la inercia del ritmo impuesto por la obsesión por la “productividad”… Uno de mis principales retos y continuos fracasos, pero seguiremos intentándolo!
      Que tengas un precioso 2014, Nacho. Un abrazo

  2. teresamiquel dijo:

    És curiós com aquests primers dies de l’any em van arribant a les mans diferents escrits, coneixent diferents persones, compartint diferents experiències, relacionades amb aquest mateix tema. M’encanta. Moltes gràcies per demostrar, d’una manera tan magníficament escrita, que els bitxos raros no som tan raros. Enhorabona!

    • hola! jo també vaig voler recollir algunes de les reflexions de persones amb les que he anat coincidint plenament darrerament, algunes de les reivindicacions que em semblen imprescindibles per considerar-les simptomàtiques dels temps que corren… Moltíssimes gràcies a tu pel teu suport constant!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s