¿Será que la empatía, los afectos y las palabras son armas altamente peligrosas?

“Si no insistimos en la importancia crucial de las humanidades y las artes las dejaran morir porque no dan dinero. Sólo sirven para una cosa mucho más valiosa: hacen del mundo un lugar en el que vale la pena vivir, con personas capaces de ver a los otros seres humanos como personas completas, con pensamientos y sentimientos propios que merecen respeto y empatía” (Martha Nussbaum)

Al estallar la crisis todo el mundo parecía coincidir en que no se trataba simplemente de una crisis económica, sino esencialmente de una crisis de valores. En este tiempo las desigualdades sociales se han agudizado como nunca, las libertades se han recortado hasta límites que jamás habríamos imaginado y los derechos de la mayoría han sido apropiados y mercantilizados por unos pocos.

El utilitarismo lleva tiempo imponiéndose en todas las facetas de nuestra vida. El capitalismo se basa en un individualismo sin tapujos y en la mercantilización de los deseos. Individualismo frente a una masa sin rostro.

En este contexto el conocimiento sólo tiene interés si es aplicable (Gabilondo) para la obtención de beneficios (económicos, se sobreentiende) directos. Se impone “una concepción cada vez más tecnocrática y mercantilista del conocimiento.”  (Campillo) . La filosofía queda relegada a un papel residual, vista su escasa “rentabilidad”. Incluso el ministro de Educación y Cultura ha llegado a afirmar que hay que  “inculcar a los alumnos universitarios a que no piensen sólo en estudiar lo que les apetece o a seguir las tradiciones familiares a la hora de escoger itinerario académico, sino a que piensen en términos de necesidades y de su posible empleabilidad“. 

Pero ¿qué entendemos por “necesidades”? El sistema cuenta con casi todas las herramientas en su poder para imponernos lo que debemos considerar nuestras “necesidades”, lo que debemos poner en nuestra lista de deseos. Se me ocurren pocos que no requieran dinero, dudo que sea casualidad. Pero a mí, si me hablan de necesidades vitales, una vez cubiertas las más básicas para una supervivencia con un mínimo de dignidad, se me ocurre todo lo que realmente da sentido a mi vida tiene que ver con el amor, con los afectos, pequeños instantes aparentemente insignificantes pero que quedan grabados para siempre…, y nada de eso se compra con dinero.

Entonces, de nuevo, ¿qué entendemos por “necesidades”, por “útil”? Si la economía es un medio para lograr vivir con un mínimo de comodidad, pero no un fin en sí mismo, ¿revisamos qué deberíamos cuidar para proteger aquello que realmente da sentido a nuestras vidas?

“La ficción del individuo moderno está construida contra las relaciones de dependencia. Y en realidad somos interdependientes.” (Marina Garcés)

Vivimos inmersos en la complejidad y riqueza de la vida en común. Pensamientos, formas de vida, sensibilidades e historias diversas conviven en un espacio compartido, en una compleja trama de interdependencias y redes de afectos que conforma nuestra existencia.

La capacidad de entender contextos y causas; la empatía para ponerse en la piel del otro, en toda su complejidad; el reconocimiento de las debilidades propias y ajenas y la necesidad de cooperación y relaciones de dependencia que de ellas se derivan; el pensamiento crítico capaz de descifrar mensajes que pretenden imponerse como inamovibles; dotar de sentido de responsabilidad de los actos de uno mismo y entender sus consecuencias en la vida personal y en comunidad , etc., parecen ser características que deberían ser potenciadas en una educación dirigida a cubrir nuestras “necesidades”, como bien apunta Martha Nussbaum en su libro “Sin ánimo de lucro”.

¿será que el sistema sabe que la empatía, la sensibilidad, los afectos y las palabras son armas altamente peligrosas?

 “el cultivo y desarrollo de la comprensión del otro es un enemigo peligroso para la moral grosera necesaria para aplicar programas de desarrollo económico que ignoran la desigualdad”. (Martha Nussbaum)

“Las sociedades en las que se pierde la sensibilidad cultural son más dóciles, más fáciles de manejar, son menos libres porque carecen de un discurso alternativo al dominante. Sin discurso, no hay manera de modificar la realidad. La realidad es producto del discurso. La realidad actual es producto del discurso dominante actual. De ahí su calamitoso estado.” “la realidad está hecha de palabras. Quien las domina tiene más capacidad de destrucción que un experto en explosivos”. (Juan José Millás

La cultura es reducida a bien de consumo, el pensamiento crítico a “maría”, los derechos sociales a mercancías (@RubenMartinez ) en el mercadeo de lo social y del alma (@JulenIturbe) , el bien común a beneficio individual, y la mercantilización de instituciones públicas y de los símbolos culturales vestida de correcta gestión económica (Follow the money, por @RafaMilan, Marchando una de gambas, por @lalitx  o Qui paga mana, de @JordiMartiGrau )

¿No hemos aprendido nada? ¿De verdad todo vale? ¿Seguiremos dejando que el dinero pueda comprar hasta el alma? ¿No estábamos de acuerdo en que el problema de la crisis era una crisis de valores?

Como afirma @JuditCarrera en El Malestar de la cultura, es necesario “reivindicar la cultura como motor de transformación social y de liberar un debate público secuestrado por la economía. Los momentos de recesión son siempre oportunidades para repensar nuestra manera de vivir, de relacionarnos y de imaginar el futuro, y las instituciones culturales son espacios de creación y aprendizaje privilegiados para la construcción de estos nuevos imaginarios. Son, en definitiva, espacios políticos de primer orden, al propiciar el encuentro, la representación y el reconocimiento, y la formación del pensamiento crítico.”

Si la cultura no sirve para reivindicar nuevas formas de pensamiento, de vida, de relación, para ayudar a fortalecer a una comunidad formada por ciudadanos activos, críticos, reflexivos, abiertos, empáticos, responsables, curiosos, será que realmente no hemos entendido nada.

Como dice @MarinaGarces en “Un mundo común”, “hay que dejar de contemplar el mundo para reaprender a verlo”.  

Pero aunque se esfuercen en minimizarlo, invisibilizarlo, algo está cambiando. Como anotaba Marina Garcés en su entrevista con @a_llado, algo está cambiando, “sabemos que no queremos vivir así porque ya estamos aprendiendo a vivir de otra manera.” Porque, recordando al 15M, “vamos poco a poco porque vamos lejos.”

Y para ello necesitamos los ojos abiertos, el pensamiento despierto, los afectos cuidados con amor, y construir juntos a paso lento pero cierto, desde lo más cercano, desde lo más pequeño.

Publicado en Opinión muy personal | Etiquetado , , , , , , | 4 comentarios

algunos aprendizajes, alegrías y agradecimiento tras 20 años de L’Alternativa

…y sin darnos cuenta llegamos a los 20 años de L’Alternativa. Aquella aventura en la que algunos nos embarcamos desde la más tremenda inconsciencia, se fue convirtiendo en parte importante de nuestras vidas, como un hijo colectivo cuidado con cariño, y que, como todo hijo, nos ha regalado alegrías, enfados, tristezas, satisfacciones, y nos ha hecho crecer como personas y aprender del camino recorrido.

Ha sido ésta una edición muy especial. Por un momento todo parecía tomar sentido, las piezas del rompecabezas parecían al fin encajar.  Nos pilló a todos un poco por sorpresa y sospecho que no nos lo queremos creer mucho, por si se estropea, …y porque nos da mucho apuro. Pero ha sido una preciosa y feliz sorpresa y nos sentimos infinitamente agradecidos.

Durante años la ambición de L’Alternativa no ha sido otra que tratar de ofrecer oportunidades a creadores valientes y a espectadores curiosos, tratar de enriquecer el mapa de posibilidades. Desconcertar, provocar, ilusionar, emocionar, abrir miradas…  Y ofrecer un espacio acogedor, cálido, donde compartir experiencias, dudas, alegrías, proyectos, exploraciones… Fomentar encuentros enriquecedores como personas y como profesionales, espacios humanos, no simples escaparates para intercambios comerciales.

Los comentarios y tuits recibidos este año por parte de unos espectadores y profesionales de una generosidad excepcional, nos llenan de alegría inmensa y aún más pudor, y nos transmiten la sensación de que quizá algo de ello hemos logrado y de que puede que tanta lucha haya tenido algo de sentido.

Ha sido y es una travesía accidentada y a menudo agotadora. En realidad creo que sólo la cabezonería de una panda testaruda y apasionada ha logrado que sobreviva hasta hoy.

A mí me lleva a mil reflexiones pero quería compartir sólo algunas… Espero no suenen a autobombo ni a pedantería, nada más lejos. Sólo reflexiones al aire por si pueden servir a alguien.

  1. Otros modos de hacer son posibles.

L’Alternativa ha funcionado desde casi sus inicios con un funcionamiento casi asambleario, con una dirección múltiple y responsabilidades distribuidas,  y  un equipo básicamente femenino y poco visible.

Jamás creí encontrar tantas resistencias a lo que parecía orgánico y lógico. Ni modo, siempre el mismo empeño en identificar al Director (y masculino, por supuesto). Primera sorpresa, muy significativa y nada agradable.

Plantear un equipo horizontal supone incorporar y asumir el conflicto en el interior de la organización. El conflicto propio de la diversidad, con toda la riqueza y dificultad que  conlleva. Un frágil equilibrio de tensiones que obliga a cuestionarte continuamente, a escuchar, a respetar, a tratar de convencer, a renunciar, a veces a herir sin querer…  Asumir, coger cariño y aprender de la diversidad de las personas de un equipo.  Diversidad que enriquece sin duda las miradas y que se refleja en la propia programación.

Sin duda la horizontalidad y el compromiso del equipo han sido claves para la sostenibilidad del festival. Nadie ha sido absolutamente imprescindible, aunque dejara un vacío inmenso. La estabilidad del equipo ha permitido mantener la coherencia, adquirir la profesionalidad que permite asumir nuevos riesgos para seguir evolucionando, al tiempo que incorporar miradas frescas y libres de vicios adquiridos.

  1. Coherencia interna y sin prisas

Ir calando poco a poco requiere cocina lenta y con amor, no sabe de prisas…  Pero la política, las empresas y los medios a menudo tienen prisa. Indicadores cuantitativos que varían sin cesar: número de espectadores, número de acreditados, impactos en prensa, pernoctaciones,  ventas, porcentaje de aportación privada…  Lógico, legítimo y necesario justificar de forma objetiva y transparente la aportación a un proyecto. Pero no hay modo de medir la curiosidad, el aprendizaje, la calidad y calidez del contacto personal, el enriquecimiento como persona y como profesional, y menos a corto plazo. Y a menudo los indicadores remiten más bien a intereses de políticas y estrategias generales de ciudad o país, que van más allá de las necesidades propias del proyecto y del momento.  Sin una visión y misión interna clara la coherencia puede perderse en un afán de responder a intereses externos cambiantes.

Han tenido que pasar muchos años, casi 20, para entender lo que ha representado L’Alternativa para algunos creadores, para algunos espectadores, para entender el poso que ha podido dejar, qué ha podido aportar.

  1. Coherencia dentro de la complejidad

L’Alternativa es compleja, tanto por la diversidad de secciones y actividades, como por la diversidad temática y estilística de su programación. Una programación en la que ficciones y no ficciones se confunden, donde la animación se entrelaza con el documental…  Un sutil hilo conductor va hilvanando y dando coherencia a sus diferentes propuestas, pero dejando la puerta abierta a interpretaciones, recorridos y lecturas múltiples.  

Pero la coherencia debe mantenerse en fondo y forma. Resulta imposible comunicar cuando las palabras y las manos se contradicen. Cualquier proyecto comunica a través de su forma de estructura organizativa, su programación, la actitud de todos los miembros del equipo, su imagen, sus espacios…  Todo habla y hay que cuidar cada parte con el mismo mimo.

  1. Escuchar y saber matar a tiempo

Las necesidades, los intereses, los hábitos de la ciudadanía y del sector varían constantemente. Es imprescindible permanecer atento y escuchar para seguir respondiendo a necesidades reales. A veces requiere saber matar a tiempo o replantear formatos, iniciativas, espacios. Requiere una alta dosis de humildad y autocrítica. No siempre es sencillo, no siempre lo conseguimos. Inercias, recursos, orgullo, miedo, falta de visión… Pero cuando asumes el riesgo y el resultado es positivo entiendes la importancia de incorporar el derecho a prueba y error sin miedo para seguir ofreciendo algo con sentido en un entorno siempre cambiante.

  1. Voluntad y apuesta pública

L’Alternativa es una iniciativa generada por una asociación sin ánimo de lucro,  sostenida básicamente gracias a aportaciones públicas y con una clara vocación pública. De ahí su empeño en responder a necesidades de diferentes segmentos de la ciudadanía (profesionales,  estudiantes,  ciudadanos, familias, colectivos…), a generar espacios de encuentro y enriquecimiento compartido, a facilitar el acceso… Ofrecer un cine de autor e innovador difícilmente visible y primeras oportunidades para creadores emergentes; jornadas profesionales, asesoramientos personalizados, seminarios de escuelas de cine, debates y mesas redondas, y programación de L’Alternativa Hall gratuitos; talleres para fomentar la creatividad desde niños; presentación de proyectos desarrollados por diferentes colectivos, etc.

Sólo el apoyo de diversas instituciones públicas ha permitido asumir riesgos y apostar por autores aún desconocidos o poco visibles y plantear actividades para diferentes públicos y necesidades. No, proyectos como L’Alternativa no son posibles sin apuesta pública.  

  1. Trabajo en red

Un proyecto como L’Alternativa sería inviable sin la colaboración de diversas entidades que  se han implicado durante años. La riqueza mutua que puede aportar el trabajo en red requiere compromiso, riesgo compartido, confianza, generosidad, humildad…, y entreno. Y me temo que a menudo en el compartir y no competir en el sector cultural de nuestro país andamos algo faltos de práctica.  

  1. De la necesidad de espacios de afectos y cuidados

…confieso que creo que en seguir intentando mantener  L’Alternativa hay algo de procurar salvar pequeños espacios dedicados a los afectos y a los cuidados, preservar algo de calor humano en ciudades marcadas por ritmos que a veces se escapan de nuestras manos.

 …despertar curiosidades, abrir oportunidades y cuidar espacios de afectos…, es todo lo que pretendemos. Aún no sabemos cómo agradecer tanto cariño recibido. Gracias, de verdad.

dibujo de Pere Ginard

dibujo de Pere Ginard

Publicado en Opinión muy personal | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Artistas y Redes en #arteyredes. Tweet-debate

Notas para un debate sobre Artistas y Redes:

Exigencia de la autorrepresentación, de la puesta en escena del yo.

De la creación de una imagen, de una identidad virtual a la creación de una marca.

Del artista convertido en identidad digital. Cuando el artista se confunde con su obra. Fragmentación y des-representación de la realidad y construcción a partir de la mirada del otro. Autoría colectiva de la identidad.

De la exigencia de la socialización al derecho de la ausencia.

Límites de la supuesta libertad de las redes.

Artista ya no como agente alejado, sino como persona integrada en la cotidianeidad, que interactúa con el receptor, que establece lazos afectivos con él.

Artista habitante y constructor de la complejidad.

Exposición del proceso y posibilidad de participación en él.

Artista con capacidad de de crear, exhibir, difundir, interactuar, generar comunidad. Cambio de la intermediación.

Receptor también con capacidad de mediación, de valoración, de participación.

¿Cómo destacar ante la sobreabundancia?

¿Cómo validar? ¿Quién legitima y en base a qué?

 

…pero el tiempo para el debate en la sesión Artistas y Redes en el marco de Arte y Redes, que tuvo lugar en Etopia_ (Zaragoza) se nos quedó corto. Así que decidimos prolongarlo y devolver el debate a las redes. Aquí podéis ver el storify de un intenso tweet-debate con @AbelAzcona , @PimientaSnchz y @Armontesinos

Imagen

 

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , , , , | 3 comentarios

notas personales #arteyredes

…sólo unas notas personales, inconexas y casi a modo de tuit, a partir de algunas de las intervenciones que tuvieron lugar en Arte y Redes el 27 de septiembre de 2013 en ETOPIA_ (Zaragoza).

SOLEDAD GÓMEZ (@mediamusea)

 

Pantallización de la vida. 4.000 millones de vídeos en Youtube al día. 2 segundos de tiempo de dedicación a un cartel.

 

Hiperconexión, información, desestructuración, globalización, tecnología.

 

Arte imbricado en la vida cotidiana.

 

Desestructuración del mercado del arte, nuevas redes. Artista que crea, que comunica, que crea su propia exposición, que llega al público sin intermediarios. Público que interactúa, crea, participa en obras de otros, genera espacios expositivos, valora, decide.

 

¿quién da valor al arte?

 

Remedios Zafra:

 

De la necesidad del tiempo para el pensar, del tiempo para el párpado.

 

Celia Amorós:  Identidad = aquello que la sociedad hace con nosotros / Subjetividad = aquello que nosotros hacemos con lo que la sociedad hace con nosotros.

 

Construcción colectiva de posibilidades para el ser y para el poder ser.

 

Artistas constructores de la complejidad. Habitante y constructor de la complejidad de la propia época.

 

Del arte como el espacio de la crítica, donde la subjetividad nos es permitida. El arte permite la convivencia de contradicciones, fundamental para la construcción de la identidad. Es también espacio de subjetivación, donde la subjetividad acontece.

 

Internet no como reproducción de la vida, sino como máquina de construcción activa de nuevos mundos.

 

Sobre la presencia de los artistas en internet: Reivindicación de condiciones para la presencia, para poder estar. Pero de la necesidad de reivindicar el derecho a la ausencia. ¿Acaso puedo no estar?

 

De la saturación informativa. De la importancia de los espacios intencionadamente blancos.

 

Del exceso como forma de neutralización, de censura indirecta.

 

De cómo ante el exceso de información parecemos pedir de nuevo nuevas formas de jerarquización, como “lo más visto”.

 

Parecería que sólo espacios apoyados en ideas preconcebidas pueden sobrevivir.  Redes como lugar para la reafirmación de ideas.

 

Dispositivos móviles pensados para el trabajo y la percepción. Redes de multitud de individualidades.

 

El “nosotros” en internet se basa en vínculos más ligeros que los que se generaban en los colectivos de los 60. Hablan más de afinidades que de ideales.

 

Ojos como monedas.

 

MARCOS GARCÍA (Medialab Prado)

 

Cómo otros espacios de encuentro sugeridas por la red pueden inspirar a espacios presenciales. Modelo para instituciones donde especialistas interactúan y pueden incorporar aportaciones de amateurs.

 

Puesta en evidencia las condiciones de producción (licencias, derechos de autor, formas de relación, formas de hacer, protocolos) y de los procesos, no sólo los resultados.

 

Sociofobia (César Cruendeles): Según Cruendeles, la esperanza de emancipación puesta en las redes, es en realidad una cortina de humo para que exista una emancipación social. Pero cualquier tecnología nueva puede tener usos y consecuencias muy diversas. La realidad es que estamos inmersos en ella.

 

DOMENICO DE SIENA (Think Commons):

 

Exasperación de la marca personal: Identidad social asociada de los canales de producción convencionales.

 

JUAN MARTÍN PRADA:

 

Carta d’Alembert (Rousseau): “Poned en medio de una plaza un poste coronado de flores, tendréis una fiesta. Haced aún mejor. Haced de los espectadores un espectáculo, hacedlos actores a ellos mismos.”

 

Artistas como observadores críticos, coleccionistas y selectores de contenidos encontrados en la red. Artista que se apropia, recolecta y ensambla materiales ajenos. Seminauta, navegador de significados.  

 

Socialización radical de las imágenes. Externalización de la memoria, casi como memoria- red.

 

Puesta en escena del yo. Exigencia de diseñar la propia identidad. ¿Capitalismo de las identidades? “Hacer de nosotros mismos en todo momento”. Sobreexposición, exagerada puesta en escena de uno mismo.

 

De la network society (sociedad red, excesivamente neutro) a sistema- red. Si quisiéramos hacer una revolución contra Facebook o Twitter, deberíamos hacerlo a través de Facebook o Twitter, y éstos ganarían dinero con ello. El sistema integra como negocio lo que en principio se opone radicalmente a él.

 

¿Qué hay de social (polisémico) en la web social? ¿Qué hay de verdaderamente “social” en la web social? Nuevos modelos de negocio: Economías de la afectividad.

 

 …pero afortunadamente, podéis disfrutar todas las intervenciones y tomar vuestras propias notas gracias a los vídeos que podréis encontrar aquí: http://vimeo.com/musacmuseo

 

portadaArteyRedes

Publicado en sin clasificar | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

seamos prácticos

Seamos prácticos. ¿Se trata de considerar la cultura como una valiosa estrategia de desarrollo económico y de captación de ingresos en un país en crisis? Entonces saquémosla ya del Departamento de Cultura y traspasémosla al de Industria, al de Promoción Económica. ¿Se trata de una vía de captación de turismo? ¿Qué hace entonces en Cultura? ¡volando a Turismo!

Seamos realistas: estamos en crisis y el Departamento de Cultura siempre lo estuvo, no vayamos a derrochar ni a dispersar recursos. ¿Qué tal si dejamos en Cultura a aquellas propuestas que apuestan por el desarrollo de la comunidad, no sólo de la economía; de la ciudadanía, no sólo de los turistas; de las personas y su crecimiento personal y social? ¿o entendí mal el concepto cultura?¿o vuelvo a ser la idealista que cree en la cultura como parte esencial de las personas y sus relaciones, y no puro recurso económico?

Publicado en Opinión muy personal | Etiquetado , | 12 comentarios

una cultura que susurra y teje

culturaquesusurraSerá cuestión de carácter, pero nunca me gustó la cultura vociferante. Soy más de una cultura que te susurra al oído, ni impostada ni estridente. Una cultura que te interroga de forma sutil pero penetrante, que te invita a ir más allá, a seguirte cuestionando… Propuestas culturales en las que puedo imaginar a su creador sentado en silencio a mi lado u observando tímido en un rincón. Alguien a quien le importa mi reacción, la de cualquier receptor, alguien con actitud de escucha, alguien que entiende que cultura es un acto de comunicación y enriquecimiento mutuo. Una cultura que teje lentamente pero con firmeza. Será por eso que prefiero siempre los espacios humildes y humanos a los grandes formatos, espacios lejos de grandes focos y ritmo trepidante que permitan vivir experiencias reposadas e intensas y conversaciones sinceras.

Si me paro a pensar las personas que más influyeron en mi vida nunca levantaron su voz para mostrar su valía…, nunca fue necesario. Su gota a gota fue calando mucho más hondo que una tormenta de una noche de verano.
En el fondo estoy segura de que alguien sabe que la verdadera sabiduría y la verdadera cultura no saben de grandes escenografías, de mercadotecnia ni de golpes de efecto. Ni falta que les hace.

Publicado en Opinión muy personal | Etiquetado | 2 comentarios

en agradecimiento a las librerías de mi vida

A veces una necesita escribir de puro agradecimiento. Como el que siento hacia todas esas librerías que han formado parte de mi vida. Miro hacia atrás y de pronto tomo conciencia de que cada etapa de mi vida ha estado íntimamente ligada a una librería. Una librería que un buen día irrumpía en mi paisaje cotidiano hasta llegar a conocer cada pequeño rincón, a la que recorría con la mirada, con los dedos, con profundo respeto, tímida, curiosa, invadida por una mezcla de ilusión y nerviosismo. Lomos, títulos de esos de aplaudir, ese tacto delicioso, ese olor a papel, tinta, imprenta, esa portada que te pide llévame conmigo, ahora, este texto en la contraportada al que nadie en su sano juicio se podría resistir.

 

Esa niña impaciente por llevarse a casa el nuevo Alfaguara de la semana, ese de lomo naranja primero, rojo después. Esa inmensa decepción cuando aún no había salido ninguno nuevo. Enojo, diría incluso. Una librería llena de luz, como la que imaginaba salían de sus libros. No podía ser de otro modo.

 

De adolescente una librería atiborrada y semisubterránea. De esas en las que seguro, seguro se esconden libros clandestinos. A saber qué tipo de clandestinidad, pero clandestinos, seguro. …y tremendamente estupendos todos, por supuesto! Libros que requieren un poco más de esfuerzo, cosa que te tomas como un excitante y precioso reto. Sin haber leído muchos de esos libros seguro que jamás, jamás podrás hacerte mayor y relacionarte con adultos. Estás totalmente convencida. Tu hermano mayor te lo confirma.

 

De estudiante empieza el horror. Miles de libros por leer, obligatoriamente (siempre feo). Muchos de ellos llenos de imágenes en color, caríiiisimos, o bien descatalogados desde el año del diluvio. Empieza tu ocupación intensa de bibliotecas. Recuerdos de tardes en el suelo con libros abiertos, haciendo cola para lograr ese único ejemplar que toda la clase reclama. Entran en mi vida las librerías de referencia universitaria. Frías, perfectamente catalogadas, absolutamente impersonales y desprovistas de magia. Pero útiles, muy útiles.

 

Pero siempre queda lugar para esas librerías oasis. Esas en las que te perderías horas sólo por el placer de imaginar tras sus títulos y portadas. Esas en las que tienes que hacer un esfuerzo de autocontrol titánico para no arrasar con las estanterías y con tu economía. Librerías llenas de calma en una ciudad que ni mira. Que invitan a esconderte. Lugares donde parar el reloj por un momento. De donde saldrás con una compañía cuidadosamente elegida para ti misma, o para tus seres más queridos.

 

Lugares para dedicar o dedicarse mimos, con cariño y sin prisa. Un día entró en mi vida una librería diminuta, atiborrada de pilas de libros desafiando las leyes de la gravedad. Por donde desplazarse requería delicadeza y equilibrio. Pero que prometía horas y horas de lecturas imprescindibles. Donde el tiempo parecía haberse detenido, acogedor, íntimo. Lleno de amor por los libros, lleno de paz en la ajetreada y atiborrada ciudad.

 

Imagen

Hay quien anuncia el apocalíptico fin de los libros impresos y de las librerías. Hay quien me tacha de antigua por aferrarme a mis libros. Hay quien reclama el fin de los intermediarios.

 

…a mí me resulta tan tremendamente gris, tan insoportable una ciudad sin mis librerías queridas… Gracias a todas ellas, y a los editores que han apostado por autores dejándose la piel en ello, a los libreros que seleccionan minuciosamente a quienes nos regalarán horas de compañía preciosa, de sacudida mental…, imprescindibles. Gracias.

 

Publicado en cosas que sientan bien | Etiquetado , , , , , | 7 comentarios