Diario desde el búnker

Buenos días desde el búnker!

Quinto día de confinamiento. Ayer salí por primera vez a la calle. Vestirme fue como prepararme para una fiesta de gala. Salir a la calle, como salir de una nave espacial en un planeta desierto. Las calles en pleno centro de la ciudad, absolutamente vacías. De pronto el vacío resulta algo sórdido. Policías patrullando y pidiendo por megafonía que la gente se retire a sus casas, controlando el acceso a los supermercados. Sólo un pobre muchacho está rodeado por 10 policías pidiéndole papeles. Da hasta miedo fotografiar la calle bajo el estado de vigilancia. Las pocas personas visibles, con mascarilla y mirada asustadiza. Da angustia respirar, termino respirando como un pajarillo.

Pero no sé si da más angustia la enfermedad o estar viviendo en Matrix. La sensación de estar siendo una ratita de laboratorio de experimentación sociológica, un Gran Hermano a lo bestia, aumenta por momentos.

IMG_20200317_145524

Miles de personas encerradas a golpe de queda. Fronteras cerradas. Calles desiertas. Gente obligada a seguir normas estrictas de distancia. Ciudadanía pegada a móviles, ordenadores, radio, tele, para conocer actualizaciones de nuevas medidas y balances macabros, entre la angustia y la necesidad de saber.

La China que hasta ahora era el mal de pronto es la salvadora, y sus mecanismos de control y monitorización de la ciudadanía, que hasta  hace dos días nos escandalizaban, ahora son el ejemplo a seguir. Aplicaciones de control de movimientos, relaciones, hábitos y consumo, son vistas de pronto como un bien imprescindible, la llave de nuestra salvación. Herramientas de control de nuestras vidas que han venido para quedarse, si no reaccionamos a tiempo. Me contaba hace años una amiga que vivió en un kibutz, que al ser comunidades cerradas, eran un excelente laboratorio de experimentación para nuevas tecnologías, nuevos alimentos…

La locura neoliberal sin escrúpulos de Trump y Johnson, ya definitivamente desatada y sin escrúpulos. La privatización de un bien básico como la sanidad, al fin en entredicho.

Gente enloquecida saqueando supermercados, arrasando las existencias de papel wc, inventando todo tipo de artilugios para protegerse de sus paisanos, mirándolos con desconfianza al menor tosido. Intereses partidistas, politiqueos, recriminaciones incapaces de asumir la rapidez con la que avanza. Hospitales desbordados. En Italia se ven obligados a decidir quién puede sobrevivir. Crudeza en estado puro. ¿Exageración, falta de previsión, complot? Listillos lanzando proclamas cuando hace dos días iban tan perdidos como todos. A toro pasado es muy sencillo dar lecciones. Somos incapaces de asumir que vivimos en la incertidumbre, que nos enfrentamos a lo desconocido, nos educaron en las certezas. Como decía alguien, pasamos de compartir memes a tomar consciencia de la desgracia, del drama.

Políticos que van cayendo. Días ideales para destapar otro escándalo de la Corona, ese gigantesco virus. Ni el mejor guionista hubiera llegado a imaginar tanto. Suerte que no hay tantos años bisiestos o nos da un infarto.

Mientras tanto la población se prepara para vivir en cuarentena. Los grupos de whatsapp sacan humo, las redes se llenan de propuestas de cosas por hacer. Conciertos online, museos virtuales, películas, libros… De pronto la cultura vuelve a ser imprescindible, vuelve a hacer la vida más vivible y rica. Y quienes se dedican a ella, algunos de los económicamente más frágiles.  Habrá que recordarlo cuando salgamos de esta.

Teletrabajo, deberes para escolares, tablas de gimnasia, productividad, rutinas, automarketing…  Horror vacui. ¿Tanto nos cuesta encontrarnos con nosotros mismos, convivir a solas con nuestros seres queridos? ¿Tanto miedo nos da el vacío, que necesitamos llenarlo? ¿Tanto miedo nos da la incertidumbre, que necesitamos estructurar nuestros días? Tenemos por delante una oportunidad única para reducir la productividad, dejarnos llevar y adentrarnos en otros aprendizajes, probablemente mucho más importantes para la vida, para la convivencia. Tiempo para reducir la productividad y explorar otros modos de vida, más sostenibles. Revisar prioridades vitales, relaciones…

Se reducen de forma drástica los viajes. Baja en picado la contaminación. En los canales de Venecia corren agua cristalina y pececillos. Un bichito pone en jaque a la prepotente humanidad, le devuelve a su sitio. La Madre Tierra nos da una colleja.

IMG_20200318_145657

El mundo globalizado y la humanidad es interdependiente. Reconocer nuestra fragilidad, nuestra dependencia, la necesidad de poner los cuidados en el centro, asumirlo con humildad para devolver la importancia a la vida y al cariño. Cuando de pronto no hay nada más importante que la salud de tus seres queridos. Abrazar y besar a quien quieres. Unas flores, un balcón. Sentir el sol en la cara. Oler el mar. Pasear, sin más. Redes de seres queridos nos sostienen ahora este pequeño día a día. Mensajes de alegría, cariño y ánimos, voces queridas. Quizá es momento de revisar nuestro día a día, nuestras importancias y urgencias.

¿Qué trabajadores se han convertido estos días en imprescindibles? Personal sanitario, científico, limpieza, transportistas, servicios sociales, agricultores… Algunos de los más despreciados y golpeados por el sistema, de los más frágiles, son obligados a trabajar y a exponerse para sostener ahora nuestras vidas. ¿Seremos capaces de reconocerlo después, de que no quede todo en un aplauso desde el balcón?

Es obligatorio encerrarse en casa. Qué fácil decir cuando tienes casa propia. Cuando no tienes un casero o un fondo buitre acosándote por pagar un alquiler cuando no tienes ingresos para sobrevivir. Qué sencillo decir cuando tu hogar es agradable, cuando tu ambiente en casa es acogedor. Cuando no tienes que estar encerrado en 50 metros cuadrados con una familia numerosa, compartirla con otras familias. Cuando no tienes a pequeñines que no entienden no poder salir al parque y ver a sus amigos. Cuando no tienes que soportar violencia familiar. Estar a gusto en casa es un privilegio.

La gente sale a los balcones, a aplaudir a quienes trabajan estos días por nosotros. Y se convierte en un momento de aire fresco, de reconocernos juntos, de ver por primera vez la cara de nuestros vecinos, de celebrar que estamos vivos. Canciones, karaokes, himnos, caceroladas, bingo, veo veo, alegría, risas… En nuestro barrio quedan pocos vecinos. La especulación y el turismo acabaron con ellos. Ahora esos pisos Airbn, hoteles están vacíos. Quizá es momento de revisar también nuestras ciudades como lugares de convivencia, de compañía y cuidados. Vecinos cuelgan formularios en la escalera para ofrecer/pedir ayuda. Muchas personas ofrecen todo tipo de ayuda y servicios.  La humanidad puede ser muy bella.

Jóvenes se lanzan a la calle a llevar la compra y cuidar de mayores. La soledad de la gente mayor en las ciudades adquiere una realidad más visible y cruel.

…ojalá salgamos de todo esto habiendo aprendido algo.

IMG_20200315_103553

 

Publicado en sin clasificar | 5 comentarios

Apartad de mí los números, hablamos de cultura, hablamos de personas

Se acerca final de año, y con él las listas de lo mejor del año, las memorias e indicadores y más indicadores cuantitativos para justificar los proyectos realizados… Como si acercara el fin del mundo, como si los indicadores cuantitativos fueran definitivos para evaluar el interés social de las propuestas culturales. Pero aquí estamos, un año más rellenando formularios y tablas numéricas. Y yo respondiendo a cuestionarios sobre los eventos e instituciones culturales más destacados del año a nivel cultural, sintiéndome una vez más una impostora. ¿Quién soy yo para juzgar algo así, si suficiente trabajo tengo para intentar tirar adelante algunas de las propuestas culturales de la ciudad como para que la vida me dé para asistir a muchas más…? Pero un año más vuelvo a participar para intentar poner en el mapa propuestas más pequeñas e invisibles que sé que de otro modo difícilmente aparecerán.

Porque si algo tengo cada vez más claro es que las que para mí resultan verdaderamente imprescindibles, las que siento que me alimentan como persona,  suelen ser propuestas de apariencia humilde, pero comprometidas, honestas, rigurosas, libres, cuidadas y cuidadosas, hechas con sinceridad, convicción, corazón y generosidad. Propuestas que me permiten cuestionarme, reflexionar desde lugares imprevistos, revisar mi mirada, removerme desde muy profundo por lo que tienen de verdad, sonreír de ternura, conmoverme de tanta belleza, descubrir nuevos modos de jugar,  disfrutar del sentimiento de comunidad que genera compartir algo especial, romper por un rato los esquemas de lo previsto, los tiempos y los modos de relacionarnos para regalarnos un momento para nosotros. Porque los seres humanos somos capaces de algo mucho más bello y verdadero de lo que nos quieren hacer creer, de lo que nos quieren hacer olvidar. Resulta mucho más productivo para el sistema reducirnos a consumidores pasivos de productos globales uniformes, incapaces de reflexionar ni cuestionar nada. Pero necesitamos espacios que nos permitan abrir ventanas a lo imprevisto, para que corra el aire, para ampliar los posibles.

Si hago repaso de las cosas que me han podido interesar más este año, son cosas menudas, a las que apenas habrán asistido 50 – 200 personas. Pero de las que he salido de algún modo transformada y  sé que me acompañarán durante mucho tiempo. Pero pienso en ellas y sufro al imaginarlas obligadas a rendir cuentas a las instituciones que las apoyan basándose en criterios numéricos, y en la impotencia en la que se encontrarán para intentar explicar que su valor se encuentra mucho más allá. Que es un valor intangible, pero muy profundo, y cuyos efectos probablemente serán duraderos, o quizá se entenderán más adelante. ¿Cómo traducir en absurdos números vivencias que te conmueven tan por completo como Touching Community, de Aimar Pérez Galí, o las mil posibilidades creativas que nos ha regalado el ciclo Hacer Historias de La Poderosa, o la delicia inclasificable de Orquestina de Pigmeos, o aquellos instantes mágicos en los que ves que algo ha tocado de verdad y para siempre a un adolescente participante de una iniciativa como En Residencia? ¡Apartad de mí los números, hablamos de nosotros, hablamos de personas!

Si pienso en experiencias en las que he colaborado de forma activa, como L’Alternativa, ninguna de las reacciones de las que más feliz me han hecho porque mejor reflejan lo que intentamos hacer, sería reducible a un factor numérico. Os dejo algunos comentarios recibidos este año o el año pasado, sin ninguna intención de autobombo, sólo como ejemplos de primera mano. Pero algunas de los que más me alegran han sido personas que han agradecido que se respete su inteligencia como espectadores, críticos que celebran la coherencia sin las habituales concesiones, autores a los que respeto mucho diciendo que ver películas en l’Alternativa les ha posibilitado hacer un cine muy diferente, que autores a los que apoyamos en sus inicios tengan ahora una carrera ya sólida, que películas invisibles que tuvimos el honor de presentar, se encuentren años después entre las favoritas de la década, que algunas de las películas o encuentros hayan permitido reflexionar sobre temas que nos atraviesan, y que los asistentes disfruten de un momento juntos. Como véis, ni un solo número en nada de todo esto. O en el centro de creación en el que trabajo, La Caldera, una de las cosas más valoradas es el respeto y cuidado con el que han sido tratados, o experiencias como el Brut Nature, un espacio de comunidad de intercambio de preguntas y prácticas, abierto y generoso, sin producto final pero sí un importante impacto en su proceso creativo y en la generación de complicidades. O Descomunal, una invitación a pasar un día juntos, abierta a todo el mundo, sin expectativas más allá del disfrutar y celebrar estar juntos (Encontrarnos, juntarnos, animarnos, nutrirnos, sentirnos, pensarnos, calmarnos, ensuciarnos, sudarnos, respirarnos, soñarnos, festejarnos, afectarnos, bailarnos…). No, no hablamos de números.

Hace poco falleció nuestro querido Abu Ali, Toni Serra, uno de los directores y fundadores de OVNI. Un referente indiscutible para muchos de nosotros, por su capacidad de ofrecer espacios cuidados de construcción de comunidad que combinaban la poesía con un posicionamiento y activismo radical, que nos obligaba a revisar nuestra mirada y a cuestionarnos nuestra forma de vida, dando voz a los silenciados, visibilidad a los invisibilizados. Desde la honestidad y coherencia entre vida y acción, y siempre con el amor hacia los demás y hacia la vida por delante de todo. Para mí sería una profunda vergüenza  intentar reducir a cifras numéricas lo mucho que ha supuesto para mí OVNI y el impacto que ha dejado en mí y en tanta gente la capacidad transformadora del compromiso ético y estético y del amor sincero de alguien como Abu Ali. Un impacto aparentemente invisible pero verdadero y profundo.

También este año nos dejó nuestra preciosa Araceli Corbo. Muchos de nosotros no hemos tenido aún la oportunidad de conocer el MUSAC. Pero si alguien ha dejado huella en el MUSAC ha sido Araceli, por su increíble capacidad por tejer redes y crear comunidad desde la generosidad, el respeto y el cariño infinitos. No tengo ni idea de cuántos visitantes al año tiene el MUSAC, ni me importa lo más mínimo. Si me hubiera encantado visitar el MUSAC no hubiera sido por sus exposiciones, si no por compartir un precioso momento con Araceli, una de esas personas que hacen la vida más bella y una muestra más de cómo entender la cultura.

O confiamos en la capacidad transformadora real de los humanos y de la cultura, o estamos decididamente muy perdidos. Y no, no hay número capaz de encerrar la experiencia humana, nuestro último espacio de resistencia posible.

…siento tener que dejaros, tengo que volver a rellenar formularios ❤

Gracias a Abu Ali por la imagen y por seguirnos abriendo puertas: Sol de medianoche “Quizá es por eso que en plena oscuridad de la noche puede contemplar la belleza de una flor.”

sol de medianoche

 

 

 

 

Publicado en sin clasificar | Deja un comentario

siempre aquí

…días y días de noticias del brote de listeriosis… una mujer pierde a su hijo, “un aborto” en los periódicos.

…hace ya casi 15 años que desperté una mañana y entré en una terrible pesadilla… Embarazada de 7 meses, no lograba sentir el dulce movimiento que me acompañaba en todo momento desde hacía unos meses, esa preciosa compañía que me daba los buenos días al despertar, que seguía todos mis pasos, que reaccionaba a todo lo que hacía, que se relajaba cuando yo paseaba, como si se balanceara, que se revolucionaba cuando me tumbaba…  Preocupada, empecé a intentar provocarle con todo lo que solía hacerle activar… Nada, no lograba encontrarle… El miedo empezó a invadirme, y con él las lágrimas. Me sentía muy débil y mareada, pero ni era capaz de pensar en ello, sólo recuerdo estar aterrada, y en mi interior sentir una terrible certeza que no quería ni aceptar.

Salimos volando en taxi hacia la clínica. Afuera, banderas y banderas que siempre he odiado, pero desde ese día no puedo ni ver, invadían las calles celebrando la Diada.

Un médico con la mayor de las insensibilidades imaginables me exploró y notificó que el corazón de mi pequeño había dejado de latir. Pidió a mi marido que saliera de la clínica a por medicamentos, dejándome totalmente sola en ese cuarto minúsculo, destrozada de dolor y sin poder creer que esa pesadilla fuera posible. Ni de que alguien fuera tan salvaje como para anunciarme algo así de ese modo, ni de dejarme abandonada en esa situación y sin más explicación, ni de obligar a mi marido, destrozado como yo, a salir solo a la calle.

Tras análisis y pruebas procedieron a administrarme oxitocina para inducirme al parto. No recuerdo cuánto tiempo pasó, pero creo que casi todo un día. Sólo sé que el suficiente para que mi familia viajara para estar a mi lado, para que mis amigos corrieran a acompañarme. No se lo agradeceré jamás suficiente. Mi tía acudió también deshecha… “Es urgente sacarlo, te está matando”. Yo ni era consciente de que tenía fiebre altísima, de que mi vida al parecer podía correr también peligro. No me importaba lo más mínimo. No habría dudado un segundo cambiar mi vida por la de mi hijo, intenté explicárselo a mi tía… Luego pasé a estar tan dopada entre oxitocina y calmantes que me recuerdo intentando ser buena anfitriona, hacerlo lo más suave posible a quienes me acompañaban… Tuve que parir a mi hijo ya fallecido, sufrir un parto aparentemente normal, pero con un final insoportable. No quiero ni imaginar lo que tuvieron que soportar mi marido y quienes me asistieron. Sólo sé que en mi estado febril y drogado no fui capaz de asumir ver a mi hijo. Que en plena madrugada una enfermera me hizo firmar unos papeles que en mi estado ni terminaba de entender, en penumbra para no despertar a nadie. Estaba dando permiso para que enterraran a mi hijo ni sé dónde, en un lugar sin nombre. Otros lo habían aceptado antes por mí, para restarle importancia y evitarme una decisión así, imagino. A la larga fue una tortura para mí no haberme atrevido a verle, no haberle podido dar nombre ni poder saber ni dónde estaba.

Al día siguiente, aún bajo los efectos de las drogas, sólo me preocupaba compensar a las enfermeras por el mal momento que les habría hecho vivir, a mis padres por fastidiarle su aniversario de boda.

Sólo ya en casa, cuando todos se fueron, fui yo capaz de asumir la pesadilla de la aparente normalidad. Y cuando tuve que enfrentarme al terrible silencio del tabú frente a la muerte de un hijo. “Un aborto”, qué ridículo y terrible resulta un concepto que pretende reducir toda la realidad del dolor que esconde. Como si no fuera la vida de tu hijo lo que has perdido. Un hijo que te ha acompañado durante 7 meses en cada momento con sus latidos, con su movimiento, con sus toquecitos en la barriga, con sus maremotos que no te han dejado dormir. Un hijo en el que has proyectado mil sueños, al que has visto su carita dulce, sus graciosas posturas, al que has imaginado mil veces, al que le has escrito un diario de antes de nacer, para que supiera lo que sentías por él. De pronto ya no está contigo, y el mundo parece ponerse de acuerdo para simular que nunca ha existido, como si minimizar su existencia pudiera ayudarte en algo, cuando lo único que logra es aumentar tu pesadilla y hacerte imposible pasar el duelo indispensable para intentar seguir adelante. Y tú ves nacer a los hijos de personas queridas y no sabes dónde esconder tu dolor. Llegó por error a tu casa un ramo de flores al nacer la hija de tu vecina y tú querías morir. Tus amigos sabios te enviaron un cesto enorme de frutas para cargarte de vitaminas. Tu padre te recuerda que siempre tendrás un ángel acompañándote y tú quieres llenarle de besos de gracias. Sólo algunas de tus personas más queridas entienden lo que te está destruyendo por dentro y te ayudan a no borrar la realidad de tu hijo, y te acompañan desde el amor, dándote tiempo y sin pedirte más que simplemente sobrevivir sin más durante un tiempo.

Luego vendrán la terapia para soportar el embarazo de tu próximo hijo, con todos tus sentimientos de miedo y culpa. Viajes semanales en tren sola con la cabeza baja y el rostro lleno de lágrimas para llegar a quien sabe acompañarte. Tu principal recuerdo, una enorme caja de pañuelos frente a ti, y el agradecimiento profundo ante la mujer sabia que ha sabido entender tu dolor y empujarte adelante.  Habrá que soportar todos los aniversarios, todas las fechas odiosas, como sucede en todos los duelos. Tendré que soportar de nuevo las banderas ondeando en el peor día de mi vida. Pronto cumplirías 15 años y no puedo dejar de imaginar cómo serías. Guapo, dulce y encantador, estoy segura, en mis sueños serás siempre así.

Ayer leía a una mujer preguntarse por qué siendo la listeriosis una enfermedad muy peligrosa para las mujeres embarazadas, no te lo advierten como hacen con la toxoplasmosis. No sé cuántas veces hice esa pregunta, cuántas veces odié que nadie me lo dijera… Por favor, no hagáis como que no pasa nada, no ayuda en nada.

Publicado en sin clasificar | Deja un comentario

La autogestión del caos. Reflexiones a partir del taller “Formas de gobernanza” organizado por Xarxaprod.

Hace unos días asistí a un taller sobre Formas de gobernanza, impartido por Amador Fernández-Savater y organizado por XarxaProd.
Amador inició el taller exponiendo algunos de los aprendizajes extraídos de la experiencia de tres espacios autogestionados como el 15M, Tabacalera y Campo de Cebada.
Experiencias extrapolables, compartibles con la gestión de otros espacios públicos, espacios comunes, de otros espacios culturales.
Aquí comparto algunas preguntas, reflexiones y notas a recordar que me llevé puestas a partir de su presentación y el debate posterior.

Espacios culturales como espacios políticos: Si entendemos la política como propuestas o formas de relacionarse con las cosas del mundo, los espacios culturales se convierten en espacios políticos. Lo que se juega en estos microcosmos son maneras de pensar cómo podríamos organizarnos en el mundo, laboratorios de exploración, de pensar otras formas de hacerse cargo de cosas comunes.
dsc_2374

Algunas características de estos espacios:
Lugares donde lo común trasciende polaridades como público – privado. Lugares de resonancias, de preguntas comunes.

Apertura como seña de identidad, sin fronteras duras y con permanente esfuerzo de invitación.

Multiplicidad: Espacios donde cabe una pluralidad de actividades que confunde nuestras categorías clasificadoras habituales.

Carácter reapropiable: Cuanto más reapropiable, sin grandes mediaciones ni protocolos, más vivo y complejo.

Espacios de estar: Espacios de vida, lugares de estar, pasar donde sea posible simplemente ir a estar, sin necesidad de consumir.

Espacios de deseo: Lugares donde el dispositivo permita que circulen los flujos de deseo.

Pérdida de control: Los espacios de vida son aquellos en los que hay que asumir una cierta pérdida de control. Son lugares interesantes como formas de experimentación de esa pérdida de control.

La autogestión del caos
¿Cómo organizarse entre desconocidos, cuando la indeterminación y la hetereogeneidad es muy alta, así como la complejidad de la experiencia? ¿Cómo convivir formas de vida muy diferentes, experimentar formas de vida desde la complejidad? ¿Cómo aprendemos a convivir con el caos que genera la porosidad, a entender e integrar el caos como riqueza? La realidad está hecha de impurezas. Si partes de tu ideal la frustración está prácticamente garantizada. El caos es reflejo del caos del mundo, de la pluralidad.

¿Pero cómo decidir sobre asuntos comunes cuando la complejidad es muy alta? ¿Cómo organizarse?

¿Quién decide?
Tensión en las formas de autogobierno propuestas. Las asambleas no funcionan, por muy democráticas que sean.

Existen formas de organizar cotidianamente los espacios que no se ven ni reconocen como formas de gobierno, formas de cuidado que se autoorganizan pero que no sabemos reconocer ni potenciar.
En el caso de las acampadas del 15 M, las asambleas ejercían un papel más simbólico que ejecutivo. Como organización dinámica de consensos, en las asambleas todo estaba perfectamente medido y estudiado (gestualidades, formas de consenso…), pero en realidad se decidía muy poco en ellas.

Algunos aspectos positivos de las asambleas:
1. Escucha y pensamiento colectivo, algo tan raro en nuestro día a día. Tomar su palabra como el comienzo de tu pensamiento, salir de los monólogos y enhebrar pensamientos.

2. Regalarnos colectivamente tiempo, con inversión radical de las prioridades. El tiempo se puede fabricar (en las asambleas todo el mundo tenía tiempo).

3. Ruptura de las lógicas de reparto de la palabra. Cualquiera tiene una experiencia particular a compartir.

4. Vocabulario compartido: respeto, horizontalidad

5. Ritual, ceremonia, como poderoso elemento de generación de sentimiento de comunidad: las asambleas actuaban más como un ritual para fortalecer el sentimiento de unión que como mecanismo de organización. El Asamblea era casi un teatro.

Algunos problemas de las asambleas:
1. Requiere consenso – simplifica: se presupone o requiere demasiada homogeneidad. Para compartir en asamblea y llegar a consenso unánime había que llegar a declaraciones de mínimos, además de ser un mecanismo muy poco ágil.
La Asamblea funciona en condiciones de homogeneidad de experiencia, de escala de valores, de formas de vida. La complejidad se incrementa cuando la hetereogeneidad se amplía y pierdes el control.

2. Centraliza el poder de decisión: Forma de gobierno centralizada, relativamente alejada del día a día.
Guerras de poder: Cuando se concentran las decisiones de poder en un solo lugar se generan luchas por la hegemonía.

3. La palabra termina por excluir a quien no la domina. Quien mejor maneja la palabra, más poder tiene.
“Los activistas blancos a los que os gusta hablar gobernáis el espacio”

4. La asamblea en ocasiones no es percibida como espacio legitimado común, sino como una tribu que pretende imponer la forma de decisión.
Peligro de disfuncionalidad de la asamblea y apropiación de la misma. Puede llegar a un momento de autorepresentación, de autolegitimación, con ruptura de diálogo arriba-abajo y rotación. Cómo articular un mecanismo de participación y de representación.
Quién otorga legitimidad. Quién se apropia de qué.

5. Palabra – acción, separados, distancia entre la palabra y el hacer concreto. La asamblea no se hacía cargo de los efectos de las decisiones (a diferencia de la organización de la vida del campamento).

Hannah Arendt: Los griegos inventaron la separación entre público (la palabra de los hombres “libres) de lo privado (la gestión de lo cotidiano, ligado a la necesidad, a cargo de mujeres y esclavos). Si existe necesidad no existe libertad.
Pero la separación palabra – acción / reproducción de la vida aún está muy presente en nuestra sociedad.

Sin embargo, más allá de las asambleas se construyó una pequeña ciudad más habitable, hospitalaria, con atención a las diferentes necesidades de la vida y a las diferentes formas de vida, con atención a los cuerpos, al cansancio, a la reproducción de la vida (y sin reparto por sexos). “Si un movimiento quiere durar, necesariamente tiene que preocuparse por el cuidado de la reproducción de la vida” (Silvia Federici).

La fuerza era la vivencia del propio campamento. “Vivíamos la vida que queríamos vivir.” Una experiencia de cuidados, de cooperación. La dimensión del campamento es la dimensión de la organización de la vida común (huerto, cocina, guardería, psicólogos, biblioteca…). Había comisiones de trabajo, cuyas conclusiones se compartían en la asamblea.

Pero de nada de todo ello se habló en las asambleas. “Era un ir adaptándose a la calle, a lo que se necesitaba”. A la secuencia convencional occidental: 1º Hipótesis – 2º ejecución. Deliberación – decisión – ejecución, se contraponía un constante pensar – hacer: Se piensa lo que se hace, mientras se hace, de acuerdo con lo que se hace.

Resulta significativo ver cuántos vídeos hay de las asambleas del 15M y qué pocos de la organización cotidiana de la acampada. Lo íntimo y común: “lo que no merece ser visto”.

Diferentes grados de vínculo pueden ser útiles, cualquier compromiso mínimo puede ser útil, sin poner un listón demasiado algo a la participación y el compromiso. Todo aporta si tenemos una concepción de participación abierta e integradora. Cualquier aportación es válida, es un regalo. Existe una alta multiplicidad de registros y de formas de participación posibles. Inclusión de otras capacidades humanas, de otras formas de acción, no sólo supeditado a la palabra.

Ingenuidad de la idea de armonía.
Al final el problema central y que nadie asumía era: ¿quién limpia el retrete?
De la importancia de mirar el espacio desde el WC.

¿Quién se encarga de lo común, de lo que afecta a todos, con visión de conjunto? ¿Cómo conciliar lo mío y lo de todos?
¿A quién pertenecen las paredes? ¿Quién puede decidir sobre ellas?
¿Cómo ejecutar decisiones como cerrar el espacio? ¿Quién decide los horarios de cierre? ¿Cómo calendarizar las actividades?

¿Cómo se cumplen las normas sin recurrir a la violencia, al castigo? La asamblea tiene poder legislativo pero poco ejecutivo.
Las mediadoras a menudo terminaban desbordadas. Los acuerdos se rompían una y otra vez, generándose una desconfianza que terminaba afectando a la convivencia.

Sin embargo existía una organización del día a día que sostenía el lugar.

¿Y si los espacios se gobiernan por los hábitos? ¿Y si lo que hay que cambiar son los hábitos, cómo se relacionan los cuerpos con nuestros espacios, no sólo la conciencia?
En nuestro esquema occidental todo pasa por la lógica, el pensamiento, la norma. El hábito es la relación entre tu cuerpo y el mundo, donde no interviene la ley.

Bordieu: El orden es inconsciente. ¿Cómo intervenir no tanto en la conciencia sino en otras prácticas, en los hábitos inconscientes?

Lo que cambia la realidad son los afectos, los hábitos, la relación cuerpo – mundo.
John Beasley-Murray: Cambian más los afectos que se constituyen en hábitos: “afectos congelados”, repetitivos.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=195829

Ej. Los códigos éticos a menudo se quedan en papel mojado. Lo importante es incidir en los hábitos, en las prácticas.
El autogobierno depende de los hábitos, no tanto de lo discursivo.
Ej. El capitalismo se reproduce a través de los hábitos, mientras que desde el discurso sería fácilmente rechazado.

¿Cuando se cierra un espacio, quién lo siente como propio?
Colisión entre lo común (de lo que formas parte, que empodera, a veces vinculado al sentido de propiedad), y lo público (quien navega en él). ¿Cómo combinar el hecho de que todo el mundo tenga derecho a entrar a un espacio con el sentimiento de pertenencia, de apropiación?

Si haces cuerpo con el espacio, el espacio te afecta, deja de ser abstracto, para ser un lugar a cuidar.
Ej. En lugar de intentar convencer “gente joven, venid”, pon una cancha de baloncesto y vendrán.
Ej. Organización de “juntadas” para cocinar y limpiar como mecanismo de generación de comunidad y pertenencia.

dsc_3355

La cocina puede convertirse en un imprescindible elemento vertebrador, un lugar de convivencia y circulación.

(Jabuti) Generación de comunidad en torno a la bombona de butano, contra la ley del más fuerte. La cocina como centro de los problemas cotidianos y prácticos. Pensar en común mientras se cocina, con un pensar-hacer desde de lo habitable.

Importancia de los espacios informales, sin aspiración a gobernar el conjunto pero que son muy importantes para el conjunto. Los momentos de cañas son los espacios de confianza, de profundidad… La pregunta es si podemos gobernar sólo desde el momento de las cañas.

Cooperación y autoresponsabilidad por lo común.
Importancia de generar la conciencia de autogobierno, que los que habiten el espacio lo gobiernen.

Provocación de catástrofe como modo de activación de la autorresponsabilidad.
Ej. Cerrar el espacio para que surjan cuestiones como quién se hace cargo de las llaves.
dsc_3386

¿Sobre quién recaen las responsabilidades últimas? ¿Quién asume la responsabilidad de un crédito, de un accidente? Los procesos artísticos a menudo se basan en la transgresión.
La asunción de responsabilidades como arma de doble filo deber/poder.

¿Cómo se articula la gestión?
¿Son posibles modelos de cooperación sin un órgano/responsable de coordinación/gestión, sin un equipo de gestión al servicio de lo común?

Creación de bandas, agrupaciones en torno a afinidades compartidas. Pero siempre hay alguien de otra banda que te genera confianza, creando legitimidades en red (ya no asamblea como único lugar de concentración de confianza). Legitimidades distribuidas, multiplicidad para responder a la complejidad de la multiplicidad.

Es importante detectar y contar con aquellas personas capaces de ejercer liderazgos, de escuchar, sintetizar, empatizar, canalizar energías, posibilitar cambios. Lo importante es que no se constituya como liderazgo permanente. Que el reconocimiento no constituya autoridad. Liderazgos situacionales, para una situación concreta.

A veces mecanismos, modelos y herramientas de gestión pueden incidir en los hábitos y capacidad de participación y autogestión. Ver formas de automatizar la cooperación.
Ej. “Makers space” (Londres): 1000 socios sin órgano rector se organizan a partir de una wiki.
Ej. Usuarios con llave para acceder con libertad horaria en Hangar o La Caldera.
Ej. Software libre.

No cambiarlo todo no es excusa para no cambiar nada.
No porque habitemos una institución muy jerárquica no hay espacio para lugares más habitables, aunque sean de manera parcial. Aunque sean efectos micro, desde lugares materiales como la cocina. Generar efectos desde un punto, como la acupuntura. Posibilidad de injertar otra lógica, otra sensibilidad, un injerto de vida en algo más pesado.
La mejor manera de contagiar otra manera de hacer es contagiar un hacer, no tanto “enseñar”, propagar una manera de hacer.

A menudo las instituciones públicas delegan la responsabilidad. Hasta qué punto se despreocupan de la política pública, de su responsabilidad. Hasta qué punto se trata de desguazar lo público para que voluntarios se hagan cargo de ello. ¿No estaremos trabajando gratis para la institución y cumpliendo la función de otros? Lo amateur está desplazando a la profesionalidad. Voluntario profesional como nueva profesión que lava la cara de la institución.

Si se plantea hacer un polideportivo en el Campo de la Cebada ganamos un equipamiento público pero perdemos la manera de aprender de forma colectiva. ¿Cómo pensar espacios de convivencia, espacios híbridos de gestión?

¿Cómo sedimenta, qué registro, qué balance, qué pensamiento queda?. A veces es bueno que las cosas duren para que se transmita el saber, que se pueda recuperar la experiencia, ese poso, ese aprendizaje, en lugar de empezar cada vez de cero. No podemos permitir que se desmantele todo cada vez. Los fracasos también pueden ser productivos si se registran. Registrar es elaborar, escuchar, interpretar, no sólo poner una cámara. Que la gente que vive las cosas piense las cosas.

Alguna documentación más:
http://revistaalexia.es/campo-de-cebada/
http://latabacalera.net/c-s-a-la-tabacalera-de-lavapies/dossier-csa-la-tabacalera/
http://blogs.publico.es/fueradelugar/1188/la-tabacalera-primer-ano-de-vida

Publicado en sin clasificar | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Hasta la muerte nos han robado

Hace unos días tuve que regresar a uno de esos lugares fabricados para comerciar con nuestro adiós y con nuestro dolor más profundo. Arquitecturas lúgubres para muertes en serie, despedidas en serie, palabras y músicas a la carta, flores a la carta, y ruinas familiares a la carta. En una sociedad en la que se la vida se compartimenta en segmentos de consumidores perfectamente controlables, donde los niños, ancianos y enfermos son un estorbo para la productividad, la eterna juventud en cuerpos impolutos y prefabricados es el ideal al que aspirar y la vejez algo a que apartar, la muerte se convierte en un negocio infalible, el último bastión de un capitalismo sin escrúpulos. ¿Quién es capaz de cuestionar nada cuando apenas es capaz de sostenerse en pie, cuando parece no haber más opción que resignarse y dejarse llevar?

Aún recuerdo mi primera vez. Apenas conocía a la difunta, pero no pude dejar de llorar desconsolada de tristeza, rabia e impotencia ante la crueldad de despedirla así de este mundo. Hace unos días volví a asistir a otra de esas ceremonias en las que reconoces las músicas, los gestos, los tonos, las mismas frases hechas. Entonces mi amigo con voz sosegada y tranquila pero firme salió para recordar a su madre. Tozuda, dura, una mujer de carne y hueso, que amó como supo. Habló de un amor puro y verdadero, aunque no respondiera a la forma de amor contemplada en el guión. No hubiera querido estar en el lugar de la maestra de ceremonias. Fue una bofetada de realidad llena de amor. Yo hice un esfuerzo titánico para no saltar a llenarlo de aplausos, besos y abrazos de orgullo.

Hoy encuentro una reivindicación poética y llena de vida de la muerte que nos han robado de la mano de Marc Sempere “Perdre el vetlatori és perdre una gran batalla, és perdre la mort.” @Telegustet y de Elena Fraj “Morir, lo no previsto”  @lajele. Ellos lo explican mucho mejor que yo. No conocía a Esther ni a Pablo Molano, pero gracias por devolverle la vida en su despedida.

Publicado en sin clasificar | Deja un comentario

Barris en Dansa

“Imagina un lloc on moltes persones desconegudes s’uneixen per crear conjuntament una peça artística on el més important són elles mateixes. Les seves vivències, el què senten. Aquí ningú era més que l’altre, cadascú alliberava del cos les seves més mervelloses virtuts. Les mostrava al món, un món que desde fora podia captar la màgia que voleiava per l’escenari, i aquest les escoltava. Perquè és això dansaires, hem aconseguit sense adonar-nos crear una lliçó de vida. Ja no existeixen els prejudicis, s’esfuma l’egoisme, la llàstima, el despreci. Res d’això té cabuda al nostre petit univers.Hem crescut a passes de gegant. Els més petits afrontaran el camí amb una altra mirada, els més grans rectificaran i donaran la volta a les situacions.” (Aida)

…mientras algunos nos llenamos la boca de activismo de sofá, otros se debilitan entre luchas y postureos, se disputan butacas mientras muestran sin pudor su desvergüenza, nos roban los derechos y el mercado marca las reglas del juego, en la calle la vida real sigue. Los “nadie” siguen construyendo y sosteniendo el mundo y nuestro “nosotros” de forma invisible y silenciosa entre el barullo ensordecedor en el que pretenden perdernos.

Barris en Dansa

Desde hace ya unos años, Alvaro de la Peña provoca encuentros entre personas de diferentes barrios de la ciudad. Personas diversas, sin importar procedencia, edad o condición. Personas libres y abiertas. El objetivo aparente, crear juntos una pieza que se presentará en diferentes barrios y teatros de la ciudad. El resultado, una comunidad de personas que poco a poco aprenden a liberarse de etiquetas, de prejuicios, a expresarse libremente, a crear complicidades, a quererse y a querer. “No es un proyecto inclusivo, aquí estamos todos incluidos.” “Un proyecto para gente inocente” en un mundo donde la inocencia es rechazada. Un lugar donde los egos y los miedos no tienen cabida, sólo el respeto, el cariño y la emoción compartida y sincera. Un espacio donde explorarse y descubrir lo más escondido de uno mismo, y ayudar al otro a hacer brillar lo mejor de sí. Donde aprender a vivir y a crecer juntos, lleno de sonrisas cómplices y felices, donde sorprenderse y dejarse sorprender. Regalarse y regalarnos un momento de vida llena de alegría contagiosa e indestructible. “Transmitir emoción es fácil cuando te llenan tanto.”
Poco a poco van tejiendo a partir de sus búsquedas, reconociendo la riqueza de sus diferencias, aquello que cada uno tiene de único y mágico. Encontrando entre todos el lugar de cada uno para construir juntos un movimiento imparable. Libres, sin complejos, sin miedos, sin límites.
Y así van tejiendo comunidad, una gran familia, un entorno en el que crecer juntos sin prejuicios y desde el cariño compartido. Desde la fuerza de la confianza ciega en el otro, en el nosotros que han construido juntos.
Fuera la vida sigue su ritmo absurdo y ciego donde las emociones y los cuidados son un estorbo. En su interior un pedazo de vida pura y un nosotros que nadie les va a poder quitar, que nadie nos va a poder quitar.Gracias a todos por tanto.

“Barris en dansa, famílies en dansa, amics en dansa, la societat dansa i quan dansa no hi ha qui els pari.” (Alfons)

_DSC8687

(foto de Alfons Sánchez)

para seguir más de cerca el proyecto, Barris en Dansa en Facebook

Publicado en cosas que sientan bien | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

¿cómo interiorizar la experiencia cuando te empuja la corriente?

A veces simples esbozos de conversaciones se entrelazan, y pasas de recordar quién te invitó a leer ese estupendo libro que desde entonces te acompaña a quién te llenó de magia la visita a un museo …y un agradecimiento: siempre hay una persona admirada y querida y un momento de dedicación personalizada tras cada “experiencia cultural” que realmente recuerdo como especial.

Anoche @Bagdadcafebcn me recordaba esta entrevista a Borja-Villel, en la que, en un contexto de máxima contradicción personal ante la exposición dedicada a Dalí en el Reina Sofía, lamentaba la “conversión del público en una masa “sumisa”, adoradora de líderes y dioses, cuyos “actos tienden a la sumisión, no a la emancipación.”

En los últimos tiempos hemos visto rebrotar con fuerza exposiciones retrospectivas de grandes clásicos de ayer y hoy, carteles de festivales musicales dominados por aquellos grupos que te hacen sentir eternamente joven… Éxitos numéricos asegurados para tiempos de crisis en los que las ayudas públicas menguan y la taquilla y los patrocinadores mandan. Malos tiempos para la experimentación, el riesgo, la investigación y la reflexión en las grandes instituciones y eventos. Dejad paso al Capital. Dejad que las masas se acerquen a mí.

…y de pronto me encuentro viajando a mi adolescencia. Llego a casa entusiasmada tras  una sesión del curso sobre Velázquez al que me he apuntado. Taladro a mi padre con todos mis aprendizajes del día, impaciente por compartirlos con él. Mi padre sonríe mientras escucha paciente.

Poco después se inaugura la gran exposición retrospectiva sobre Velázquez en El Prado, una de las primeras grandes exposiciones para masas, que “será vista por 800.000 espectadores…” rezan los titulares. Mis padres deciden que es importante que pueda disfrutar en vivo de lo que estoy estudiando. Yo no quepo en mí de agradecimiento y alegría ante su generosidad y esfuerzo.

Salimos casi de madrugada para llegar a primera hora a El Prado. Ni así logramos esquivar la imposible cola que rodea el museo. Mis padres deciden que ni tiene sentido esperar tanto tiempo si difícilmente la vamos a poder disfrutar con tanta gente. De todos modos la mayor parte de los cuadros están permanentemente en El Prado, me dicen para tratar de consolarme. A regañadientes acepto a visitar primero el resto del museo y en todo caso reintentar más tarde.

25 años más tarde soy prácticamente incapaz de recordar mi visita a las salas de Velázquez. Sólo alguna imagen vaga torturando a mis padres con mis seguro que torpísimas pero entusiastas explicaciones sobre la perspectiva aérea, los juegos de miradas… pobres…

De lo que sí me acuerdo, con una intensidad punzante que me invade y remueve cada vez que regreso a ellas, es del escalofrío de descubrir la emoción pura que llenaba de brillo los ojos de mi padre frente a las pinturas negras de Goya. Yo, por respeto, observándole casi de reojo, pero llena de admiración y felicidad silenciosa, intuyendo que era uno de esos momentos mágicos que se quedarían para siempre conmigo. Mientras el gentío abarrotaba las salas de Velázquez, mi padre y yo vivíamos ese pequeño pero eterno momento íntimo y tranquilo entre pinturas negras.

Años más tarde, cuando veo (y sufro) colas interminables para acceder a exposiciones o conciertos en los que será materialmente imposible disfrutar de nada con un mínimo de sentido, me pregunto si son movidos por una necesidad imperiosa de vivir una experiencia realmente única (en ese caso sufro por la posible decepción), o bien han quedado atrapados por el poder de la comunicación y del imán del “efecto cola” (ese “gente atrae gente”), o quizá son empujados por una especie de necesidad de autoafirmación de identidad, ese sentimiento de pertenencia tribal, ese formar parte de a partir de la presencia compartida, ese “yo también estuve allí”.

Hay que ver qué bien sienta la era del selfie al maquillaje de conciencia de las grandes corporaciones a partir de propuestas culturales legitimadas a peso… Pero ¿cómo profundizar e interiorizar la experiencia cuando te empuja la corriente?

fotospublicGioconda

p.d. perdón, creo que simplemente necesitaba agradecer a todas aquellas personas que me han dedicado un momento de calma para regalarme experiencias preciosas que dan color a la vida.

Publicado en Opinión muy personal | Etiquetado , , , | 1 Comentario

esta es una declaración de amor

esta es una declaración de amor, esperanza y orgullo. Sonará pomposo y cursi, me da exactamente igual.
“¿Cómo reaccionará gente tan joven, de otra región y lejana a la problemática minera?”, me preguntaba Marcos Merino, director de ReMine, antes de empezar la proyección en L’Alternativa. …emocionados y aplaudiendo apasionadamente, y yo con escalofríos de emoción al verlos.
Porque serán jóvenes de una ciudad lejana a Asturias, difícilmente tendrán experiencias cercanas a la minería, pero son muy capaces de estremecerse y aplaudir ante la dignidad y el ejemplo de la lucha colectiva de trabajadores defendiendo sus derechos y su futuro. Porque es la lucha de un “nosotros” ante la explotación de unos pocos. Y a mí se me llena el corazón de esperanza y orgullo ajeno, y rompería a aplaudirles a todos.
Compartir unos días al año con personas inquietas, que no se conforman  con relatos lineales y controlados; que son capaces de dejarse llevar y apreciar los resultados de apuestas y búsquedas personales a veces imperfectas, a veces pequeñas joyas, pero siempre comprometidas con la libertad expresiva, con la ampliación de perspectivas, me llena de esperanza y alegría.
Gracias, de verdad.

byebyeALT

Publicado en sin clasificar | Etiquetado | Deja un comentario

porque barrio no es un concepto geográfico

Esos lugares de la ciudad donde refugiarte de las prisas de la calle, donde ralentizar el ritmo para recuperar el tiempo necesario para dejarte llevar, de explorar sin objetivo necesario, de perderte en el puro placer de la conversación, de enriquecerte con la simple escucha, donde sabes que alguien está dispuesto a escucharte a ti…. Esos espacios de referencia en la ciudad a los que te agarras para dibujar tu propia identidad. Esos portales en los que sabes encontrarás la seguridad y el cuidado del cariño del día a día. Esos puntos que crean el mapa de tu ciudad personal, de tu ciudad emocional… Porque barrio no es un concepto abstracto, una simple delimitación cartográfica, sino una suma de emociones y vivencias compartidas, un intercambio de sonrisas y de buenos días.

Jamás seré capaz de sentirme en casa en un no lugar. Y no me resigno a que la presión neoliberal desaloje a los ciudadanos de su propia ciudad, a que borre los puntos de referencia de su ciudad emocional. A que los intereses puntuales de una minoría arrasen para siempre con la identidad de la ciudad. Ellos marcharán, pero la ciudad jamás volverá. Nadie logrará hacerme creer que es progreso convertir la ciudad en un lugar sin alma.

La Llibreria Sant Jordi fue uno de los primeros lugares que me ofrecieron refugio y calor al llegar a la ciudad. Me niego a dejar que muera sin luchar por ella.

Hace una semana empezamos a recoger firmas para tratar de salvar la librería de una legislación y de una dinámica que deja la ciudad en manos de un mercado neoliberal desenfrenado, que arrasa con nuestro patrimonio, con nuestros espacios emocionales, que destruye la diversidad necesaria para hacer habitable la ciudad. La respuesta recibida nos hace entender que no estamos solos, que es la lucha de un “nosotros” que se siente desplazado. Gracias, muchísimas gracias por todo vuestro apoyo. Nadie jamás podrá quitarnos el regalo de vuestro calor. Seguiremos luchando hasta que podamos.

Si queréis mostrar vuestro apoyo #suportStJordi aquí podéis dejar vuestras firmas y comentarios. Muchísimas gracias.

srjoanfilmacio

Publicado en Opinión muy personal, sin clasificar | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

Menos emprendeduría y más ideología

Error de título…, como si el concepto emprendeduría no estuviera cargado de ideología.

Nos encontramos un grupo de gente en la Universidad de Huelva, invitados por la Universidad de Cádiz con motivo del Seminario Internacional del Observatorio Cultural del proyecto Atalaya para debatir sobre “Formación y gestión cultural.”

Un pensamiento compartido: “para qué”. Como bien apuntaba Fátima Anllo, recordando al gato de Cheshire, al plantearnos cómo deberían enfocarse los estudios de gestión cultural, si no sabemos hacia dónde queremos ir, qué más da qué camino tomemos.
En un momento en el que el discurso de las industrias culturales parecía por fin ser puesto en evidencia, cuando parecía ya asumido que no pasamos de manufacturas artesanas (decía un día @idealibros) que requieren ser subvencionadas para sobrevivir, y cuando sólo ciertos estamentos se aferraban a la idea de industria como supuesta legitimación del papel de la cultura y como a su última tabla de salvación en mitad del naufragio, cuando parecía que por fin no quedaría más remedio que devolver a las personas y a la cultura el papel que le corresponde, ataca con fuerza el concepto del emprendedor cultural. De pronto el gestor cultural se convierte en emprendedor cultural. Emprendedor a la fuerza, porque el paro se le terminó, porque nunca tuvo derecho a él, porque las instituciones públicas cerraron sus puertas y porque las empresas tienen carta blanca para imponer condiciones inhumanas. Emprendedores empujados a tratar de cubrir los servicios que dejaron de ofrecer las instituciones públicas. Emprendedores cómplices del desmantelamiento del servicio público o de ciudades convertidas en “smart cities” para “start ups” “emprendiendo” en “coworkings” y “viveros empresariales”. Emprendedores lanzados de nuevo al neoliberal mundo de la competición individual entre marcas, ahora personales, y que serán responsables de sus fracasos, cuando las condiciones del entorno hagan inviable sobrevivir de su trabajo. Y trabajadores culturales que también serán acusados de parásitos sin ambición si no se suben al carro de la emprendeduría. El brillante “timo del emprendedor cultural”, como explicaron ya mucho más lúcidamente Jaron Rowan y Rubén Martínez.

Como decía en Huelva Juan José Téllez, “estamos viviendo la privatización de lo que creímos imprivatizable. Lo público se ha ido adelgazando y la institución pública sometida al capricho del mercado. Del imaginario de necesidad de conocimiento como derecho democrático hemos pasado a un humanismo sujeto a las reglas del mercado. Corren malos tiempos para las humanidades. Bienvenidos al libre mercado.”

Y frente a ello, un tejido de trabajadores culturales que ya no saben si sentirse parte de la resistencia que lucha por defender a contracorriente y a la desesperada el papel de la institución pública y el derecho a la cultura pública, si sentirse cómplices por seguir tirando adelante proyectos que sin autoexplotación no podrían sobrevivir, si desistir de vivir de su trabajo, o incluso cuestionándose si tiene sentido su trabajo.

Como recordaba José Lebrero, “los procesos de duelo son una cosa seria que se iniciar por una fase de desconcierto, seguida de rabia, inseguridad, falta de autoestima, fase de desesperanza (“nuestro ser querido no volverá” “esto no volverá”) y finalmente una fase de reorganización de la propia experiencia, avanzando en la reconstrucción y en la búsqueda de nuevos significados.” Probablemente muchos de nosotros hemos vivido varias de estas fases ante la caída de principios que creímos inamovibles, o no tenemos claro en qué momento nos encontramos. Si asumir el duelo o batirnos en duelo, ante la caída de nuestros derechos y del bien público. Pero sin duda alguna es momento de revisar y replantear cuál debería ser nuestra función, y a partir de ahí reformular también la formación necesaria.

Y alzando su voz, una ciudadanía a la que el discurso de que “la cultura no es un lujo”, cuando se la ha relegado a un papel de consumidor masivo pasivo de productos resultantes de las industrias culturales, miembro de un rebaño computado en aras de una supuesta legitimidad cuantificable y a corto plazo, y de sufridor de estrategias de ciudad en los que forma parte del decorado, le resulta más bien lejano, si no directamente cínico.

…¿cuál puede y debe ser el papel del gestor cultural en este contexto? A mí siempre me quedó muy lejano el concepto de gestora, jamás logré identificarme con una etiqueta que adopté por defecto, por pura comodidad, supongo, pero que siempre estuvo cargada de una clara connotación economicista. Pero las palabras construyen realidades, y cuando la realidad entra en crisis, es el momento de cuestionar y reconstruir su sentido. De gestores a sugestores, a mediadores (no entendido como herramienta de neutralización de conflictos, sino como facilitador de diálogos), a activadores, a provocadores, a facilitadores, a posibilitadores…

Decía Fernando Vicario que en Latinoamérica entienden que el gestor cultural tiene que dedicarse a cómo se dialogan los disensos, porque los consensos ya se gestionan solos.

Una formación de gestión cultural en la que se asuman el conflicto y el disenso como parte inherente, imprescindible y enriquecedora de la vida en comunidad. Una formación que fomente el cuestionar lo aparentemente incuestionable, el pensamiento crítico ante la imposición de ciertos valores y dinámicas, y la corresponsabilidad del gestor cultural en la legitimación de determinados procesos. Una formación que devuelva la importancia de la utopía. “La cultura es una arma cargada de futuro”…, ¿pero con qué futuro queremos cargarla? Ya desde el inicio de la crisis quedó claro que no se trataba tanto de una crisis económica como de una crisis de valores. Y toda gestión refleja unos determinados valores, una ideología, una forma de entender la vida y sus prioridades, las relaciones, los derechos y las responsabilidades. “Hay que liberar a la gestión de ideología”, como si la presunción de la posibilidad de una gestión objetiva no estuviera impregnada de ideología. ¿Qué transmitimos a través de una gestión “impecable” desde una perspectiva economicista, si con ella reafirmamos la idea de “quien paga manda”? ¿Si tanto da si se priva de sus derechos a los ciudadanos para poner alfombra roja a la opulencia presuntuosa y de procedencia como poco dudosa? ¿si no importa vender el alma de los proyectos, los ciudades y sus ciudadanos si los números resultan satisfactorios, por supuesto sin preguntarnos para quién?

Una gestión comprometida y responsable. Una formación con menos gestión y más ideología.

Y una gestión con menos eficiencia y más pasión. Porque si hablamos de cultura hablamos de comunicación entre personas, de emociones, de relaciones, de pensamientos… Y para todo ello nada más eficiente que la pasión, el cariño, la cercanía, la ilusión, el diálogo y la reflexión compartida. No hay futuro posible sin cuestionar y construir desde el presente. La ciudadanía ya ha empezado a despertar y a salir a la calle a reclamar su derecho a decidir y construir su futuro y su forma de entender la cultura y la vida en comunidad. Es el momento de escuchar y arremangarse.

…¿qué me llevo yo de Huelva? La reconfortante sensación de compartir visiones entre “gestores culturales” de diferentes generaciones y posiciones, la escucha atenta y llena de mutua curiosidad cuando ya no la esperas, preocupaciones, ilusiones y convicciones compartidas, el  placer de aprender sin querer dejar perder una palabra… Y el recordar que no hay nada más “eficaz”  que un bonito, sabio y sencillo relato, cargado de contenido valioso y transmitido sin pretensiones, como bien nos recordaron con el ejemplo en Huelva,… y que el día que pueda abandonar los power point, los prezi y otros comodines, y que menos es más, quizá habré aprendido algo…, mientras tanto aquí dejo sonrojada algunas de mis notas de apoyo, por si a alguien le pueden interesar.

<div style=”margin-bottom:5px”> <strong> <a href=”https://www.slideshare.net/CristinaRieraJaume/necesidades-formativas-actuales-y-futuras-de-la-gestin-huelva-def-copia&#8221; title=”Necesidades formativas actuales y futuras de la gestión huelva def copia” target=”_blank”>Necesidades formativas actuales y futuras de la gestión huelva def copia</a> </strong> from <strong><a href=”http://www.slideshare.net/CristinaRieraJaume&#8221; target=”_blank”>Cristina Riera</a></strong> </div>

Publicado en cursos y presentaciones | Etiquetado , , , | 6 comentarios